La corrupción le cuesta al Perú entre 3,5% y 5,0% del Producto Bruto Interno (PBI) y que para este año le restará cerca de un punto porcentual al crecimiento de la economía, estimó Melvin Escudero, CEO de El Dorado Investments.

No obstante explicó, tras su participación en el foro Perú+Ética: Impulsando la ética en el Perú, organizado por el CFA Society Perú, que el tema de corrupción tiene un costo significativo en nuestra economía aunque no sería solo por Lava Jato.

“Cualquier proyecto de obras pública o APP está bajo sospecha de que puede existir algo corrupto. Entonces, el cambio de gestión en la Contraloría y la posibilidad de que el Congreso y el Gobierno pongan el tema de inversión en infraestructura como algo importante en su agenda conjunta para empujar y trabajar juntos en ese tema puede ser, efectivamente, una especie de cambio de timón en la tendencia”, anotó.

De igual modo lamentó que en los últimos 20 años de fuerte crecimiento económico no se haya avanzado en elevar la institucionalidad del país, al punto que en ranking de los últimos años del World Economic Forum el Perú aparece al fondo de la tabla en el análisis a sus instituciones.

“Esta falta de institucionalidad impide que el Perú supere la trampa de los países de ingresos medios y además genera que las agencias de riesgo no eleven la calificación crediticia el país”, explicó Escudero.

Al respecto, Jorge Medina, presidente de Proética, consideró que la corrupción es una consecuencia de temas de fondo y que amerita reformas urgentes que abarcan incluyen la reforma política, educativa y de la policía.

Precisó además que ese punto porcentual menos del PBI que se dejará de crecer este año por efecto Lava Jato implica que al menos 150 mil peruanos no salgan de la pobreza y que similar cantidad de compatriotas dejen de consumir. “Se crece pero se es menos competitivo y lo que nos retrasa es el tema institucional”, dijo.

Fuente Perú21