Luego de sobrevolar las zonas de la sierra de Piura que fueron afectadas por El Niño costero, el ministro de Defensa conversó con La República sobre temas de su sector y de la coyuntura política. Para Nieto Montesinos, las víctimas del régimen de Alberto Fujimori deben ser escuchadas, en medio de las especulaciones de un eventual indulto. Aseguró que otorgar la gracia presidencial a Fujimori no es parte de la agenda del Gobierno y que no existen informes médicos ni solicitudes. El ministro también se refirió a la situación de Nadine Heredia y los casos de corrupción.

¿Qué es lo primero que se debe resolver para lograr la pacificación en el Vraem? ¿Acabar con el narcotráfico o con Sendero Luminoso?

Estamos aplicando una estrategia que busca consolidar el dominio territorial efectivo. Si logramos esto, podremos enfrentar a ambos enemigos. En el caso de los remanentes de Sendero Luminoso, estaremos en condiciones de avanzar mucho más rápido en la pacificación. En este momento, tenemos un conjunto de distritos que, en nuestras evaluaciones, están pacificados y dispuestos a regresar al estado de derecho. No es fácil salir del estado de emergencia. De hecho en el Vraem ya no están habiendo, como había hasta hace algunos meses, salida y entrada de avionetas para desarrollar cargamento de droga. Ya eso no existe.

¿Cuál es la estrategia del Gobierno para erradicar los cultivos de coca en el Vraem?

A comienzos de octubre hemos hecho una gran operación que nos ha permitido un conjunto de logros. Hemos ingresado a una zona donde hace tiempo no ingresaban las fuerzas del orden. Hemos combatido la zona de Vizcatán. Se han incautado materiales, se ha detenido a 13 personas, que ya están en manos de la Fiscalía. Ha sido una operación muy exitosa. Nosotros no medimos lo que pasa en el Vraem solo con la vara de la coca. Nuestra principal tarea es la pacificación.

¿El Gobierno decidió aceptar la oferta de Estados Unidos para la compra de vehículos Strykes?

No hay decisión aún. Es algo que tiene ver también con la caja fiscal. Hemos diseñado en julio de este año un plan estratégico de lo que las Fuerzas Armadas tienen que desarrollar como capacidades, de cara a los próximos 20 años. Voy a tomar la decisión con el presidente y esta se conocerá cuando deba conocerse.

¿El presidente Kuczynski no recibirá definitivamente a la Comisión Lava Jato?

El presidente va a responder a la comisión Lava Jato. Lo importante es que responda a los cuestionamientos y él ha dicho que responderá, pero por escrito. La sustancia del tema no está en cuestión, la forma a través de la cual se desarrolla esa respuesta es lo que sido motivo de conversación pública.

Aunque el fujimorismo ha amenazado con interponer una acusación constitucional por no declarar ante el grupo parlamentario.

Hay leyes y hay Constitución. El presidente esta respaldado por las normas en su decisión. Si hay alguien que piensa que no es así… En caso de que haya repreguntas, el presidente las va a responder, pero lo va a hacer por escrito.

La semana pasada se refirió al caso de Nadine Heredia y eso le ha traído críticas. ¿Qué tendría que responder al respecto?

Primero, yo no defiendo a nadie. En lo que yo estaba pensando era un asunto básicamente humanitario. Mire las observaciones que ha hecho el presidente del Poder Judicial, algo debe saber sobre la aplicación de la justicia cuando señala que piensa que hay un exceso en el uso de la prisión preventiva.

¿Considera que Keiko Fujimori y Alan García deberían correr la misma suerte de la ex pareja presidencial?

Esas son decisiones que toma la Fiscalía. Yo no voy a interferir, pero sí puedo decir que al país le conviene que los actos de corrupción sean combatidos donde quiera que se encuentren. La ruptura de la ley es la ruptura de la ley, quien sea que la cometa.

Ministro, usted aseguró que no podría estar en contra de un indulto humanitario, tras ser consultado por el caso de Alberto Fujimori. ¿Otorgarle la gracia presidencial contribuiría a la reconciliación del país?

El indulto humanitario es un asunto de naturaleza clínica, tiene sus instancias, no tiene nada que ver con una política de reconciliación. Hay ciertas circunstancias en las cuales, aunque sean problemas de naturaleza médica, van a tener repercusiones políticas. Quienes estén inscritos en esas circunstancias clínicas pueden tener la posibilidad de que el presidente otorgue un indulto humanitario, cumpliendo las regulaciones que para el caso están establecidas.

Para que exista una verdadera reconciliación, ¿los condenados no deberían cumplir sus penas?

Claro que sí. Un indulto humanitario es un tema de salud. La política de reconciliación es algo completamente diferente. No es que no tengan que ver pero son cosas distintas.

¿No haría bien el presidente en recibir a las víctimas del régimen de Fujimori?

Todos tenemos que hablar y ser escuchados. Lo más difícil de un proceso de reconciliación es escuchar a aquel que no piensa como yo, pero escucharlo auténticamente. En la medida que escuche al otro que es distinto, puedo colocarme en su circunstancia.

¿Fujimori cumple con los requisitos para acceder a un indulto humanitario?

Hoy no lo sé, porque no hay un informe médico, tampoco un pedido. El tema no está colocado en la agenda política ni del Consejo de Ministros ni del Gobierno.

¿Sería posible un escenario en donde el mandatario indulte a Fujimori, aun cuando no cumpla con los lineamientos?

Un político habla de realidades y de hechos, eso es una especulación, pero el presidente jamás rompería la ley.

“Un indulto humanitario es un tema de salud. La reconciliación es algo completamente diferente”.

Fuente LA República