Hace una semana, el restituido gobernador regional, Wilfredo Oscorima Núñez fue sentenciado a un año y medio de pena suspendida por el caso Bertolero junto a algunos exfuncionarios, pese a ello la autoridad regional continúa en la mira de la justicia debido a que se encuentra investigado por muchos otros delitos de presunta corrupción los mismos que se encuentran en diversas etapas tanto en el Ministerio Público como en la Corte Superior de Justicia de Ayacucho.

CASOS. Según los documentos al que el Diario Correo tuvo acceso, en la actualidad Wilfredo Oscorima afronta un total de 14 procesos de investigación los mismos que vienen desde su primera gestión en el 2011 hasta los primeros años de su segunda gestión, donde las primeras investigaciones advierten irregularidades en la administración pública, así como en la ejecución de proyectos de inversión en la región.

Cabe mencionar que en el 2015, la autoridad regional fue sentenciado en primera y segunda instancia por el caso de la compra de maquinarias por más de 20 millones de soles y recluido en el penal de Ica por más de un año, pero en mayo pasado fue absuelto por la Sala de la Corte Suprema mediante un recurso de casación con el cual recobró su libertad y retornó a dirigir los destinos del Gobierno Regional de Ayacucho. Ante esta decisión, el procurador Anticorrupción Amado Enco interpuso una acción de amparo para pedir su anulación , el mismo que fue admitido por el Sexto Juzgado Constitucional de la Corte Superior de Justicia y el caso pasará a revisión, es decir, que existen probabilidades de que la autoridad regional pueda retornar a prisión.

Uno de los casos en proceso de investigación es por la compra de tractores agrícolas donde se le procesa por el delito de colusión y se encuentra en etapa de impugnación. En los primeros meses del año pasado, este caso había prescrito, pero fue apelado por el Ministerio Público, así como la Procuraduría y devuelto a foja cero para continuar con las investigaciones.

Asimismo hay tres casos en investigación por los delitos de negociación incompatible, colusión agravada y malversación de fondos por la obra del hospital regional de Ayacucho, donde uno se encuentra en la etapa de juzgamiento y próximamente se estaría dictando sentencia, mientras los otros dos están en etapa de investigación preparatoria.

Uno de estos casos es porque la gestión de Oscorima Núñez pretendió realizar una contratación directa de un supervisor, aduciendo una causal de desabastecimiento en la región. El otro es por presunta sobrevaloración de costos en la elaboración de expedientes técnicos para la construcción del hospital.

En la mayoría de casos los procesados son el gobernador regional Wilfredo Oscorima Núñez como responsable político y sus funcionarios de confianza como responsables técnicos y administrativos.

El siguiente caso es Bertolero donde fue juzgado por los delitos de colusión, negociación incompatible y malversación de fondos. Este caso se encuentra en impugnación a raíz de la sentencia condenatoria suspendida e inhabilitación del cargo contra la autoridad regional.

Del mismo modo existe una investigación por el presunta colusión y malversación para la elaboración del expediente técnico del complejo deportivo Venezuela que se encuentra en la etapa intermedia en el Ministerio Público a fin de recabar los medios probatorios. En este caso se presume que la gestión Oscorima pretendió priorizar el proyecto sin estar considerado dentro del presupuesto inicial y afectando recursos de otras metas que está impedido por la Ley de contrataciones.

El convenio marco firmado entre el Gobierno_Regional y el Organismo Internacional para las Migraciones (OIM) es otro caso en investigación, debido a que se entregó ‘carta libre’ para que esta instancia pueda ejecutar las principales obras emblemáticas de la región, pero sin ninguna fiscalización. Este caso se encuentra en etapa de investigación preparatoria formalizada.

A estos casos se suman las investigaciones por la presunta contratación irregular de avisos publicitarios, Ccochaq Huayllay, Colegio San Ramón, aprobación de adicional para el hospital III-I que se encuentran en investigación preparatoria y que próximamente pasarían a juicio oral.

RESPONDE. Al ser consultado sobre estos casos, el gobernador señaló que confía en la justicia y considera que su reclusión en el penal fue una injusticia que no volverá a pasar.

Añadió que todos los procesos legales están a cargo de sus abogados, quienes responderán cuando las instancias administradoras de justicia los requiera, mientras tanto seguirá trabajando por la región.

“Tengo plena confianza en la justicia y en el trabajo de los abogados, hemos tenido una historia en la adquisición irregular de maquinarias y toda irregularidad es netamente administrativo y no un delito”, refirió.

Sobre la admisión para anular su absolución, el gobernador resaltó que ‘lo que no lo mata, lo fortalece’, pero también reconoció que siente temor de los resultados que puedan tener estos procesos.

Finalmente agregó que la vida es un aprendizaje constante y que de los errores que cometió en el pasado aprendió y ahora tomará las acciones necesarias antes de tomar decisiones.

Fuente Diario Correo