La carta llegó con tres balas y llena de faltas ortográficas: “Queremos chambiar sin que aigan muertos y heridos […] Queremos el derecho a piso y lo mas importante que los ingenieros no salgan llenos de plomo […]. Esperamos la llamada lo mas rapido posible de lo contrario van a empesar aver problemas empesando por los topografos […]. Somos practicos sin muchas palabras, llamar urgente, guerra avisada no muere gente. Atentamente, Los Navarros”.

El empresario a quien iba dirigida la misiva –su nombre se mantendrá en reserva– contó a El Comercio cómo comenzaron las amenazas. Diez días después del inicio de la obra que ejecuta

–una carretera en Las Lomas, comprendida en el paquete de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC)– alguien detonó dinamita en la oficina del consorcio. Días después, quemaron una máquina y colocaron explosivos en la casa de uno de los ingenieros. Hace tres días, dejaron el sobre con la carta y las balas. Antes de irse, detonaron más cartuchos de dinamita en la puerta del almacén.

El empresario sabe que también recibirá amenazas y será extorsionado cuando comiencen los trabajos de otra de las obras que tiene a cargo, en la descolmatación de un tramo del río Piura. “Me han exigido que coloque a cuatro personas del sindicato, pero no les he dado nada. A todos los empresarios que descolmatan el río los están extorsionando”, dijo.

—El cupo o la vida—

Los delincuentes operan casi siempre bajo la misma modalidad. Hace más de un mes, el consorcio HCC, que realiza también trabajos en el río Piura, desde el sector Cordillera hasta el puente Independencia, denunció la quema de maquinaria; los operarios también recibieron mensajes extorsivos en los que se les exigía S/500 mil a cambio de dejarlos trabajar en la zona. Uno de ellos la firmaba ‘Viejo Kike’.

Días después, el consorcio Río Piura, conformado por Cosapi S.A. y Obrascon Huarte Lain S.A., que tiene a cargo la descolmatación del río desde la laguna Ramón hasta el sector Cordillera, también denunció que bandas de la zona los extorsionan; a ellos les incendiaron un volquete.

Juan Chávez, representante de la Cámara Peruana de la Construcción de Piura, asegura que han llegado a esta región delincuentes de Chimbote y Trujillo.

Si bien los afectados han interpuesto denuncias ante la policía, también han decidido tomar otras medidas, como contratar agentes de seguridad privada (algunos son policías en sus días de descanso) que vigilan los campamentos.

Fuente El Comercio

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.