El contralor general de la República, Edgar Alarcón, inauguró una cuenta personal en Twitter para defenderse de las graves acusaciones que se vienen vertiendo en su contra. Sus publicaciones coincidieron con presencia del ministro Alfredo Thorne en el Congreso.

 “Rechazo y desmiento haber grabado al ministro. El oficialismo dice que es grave, pero avalan la grabación que me hizo un cuestionado auditor”, respondió el funcionario en respuesta a las voces que los responsabilizan de haber grabado la reunión.

Precisamente el titular del MEF fue convocado al pleno para responder por la conversación que sostuvo con el representante de la Contraloría y por la cual la oposición exige su renuncia por supuestamente haberlo presionado para obtener un informe favorable del proyecto de Chinchero.

En esta línea, Alarcón Tejada respaldó la auditoría que hizo la institución que encabeza sobre la obra del terminal aéreo del Cusco. “Al denunciar Chinchero se evitó historia de concesiones nefastas como Deviandes, IIRSA, Ferrovías Andina”, añadió.

 Rechazo y desmiento haber grabado al ministro. El oficialismo dice que es grave pero avalan la grabación que me hizo un cuestionado auditor.

— Edgar Alarcón Tejada (@EdgarAlarconT) 16 de junio de 2017

 Cabe anotar que, tras la publicación del informe de la Contraloría, se conocieron denuncias contra su titular por presuntos actos irregulares cuando era vicecontralor. Por estos casos la Fiscalía ha abierto dos investigaciones de oficio en su contra.

No obstante, el contralor atribuye las acusaciones a una supuesta “campaña de desprestigio” que afectan su “honorabilidad”. “Me designaron Contralor General. Hice mi trabajo y ahora soy yo el cuestionado. Qué caro me está costando denunciar la corrupción”, dijo.

 Me designaron Contralor General. Hice mi trabajo y ahora soy yo el cuestionado. Qué caro me está costando denunciar la corrupción.

— Edgar Alarcón Tejada (@EdgarAlarconT) 16 de junio de 2017

La Comisión Permanente conformó hace unos días una subcomisión para evaluar la situación de Edgar Alarcón. En dos semanas se tendrá un informe que puede terminar recomendando su remoción u otra resolución.

Fuente La República