Por encargo del Ejército, la Agencia de Compras de las Fuerzas Armadas (ACFFAA), organizó la adquisición de repuestos para helicópteros de combate de fabricación rusa Mi-171Sh-P, contrato que luego adjudicó por US$ 830 mil a la compañía Rukh Aero Power Corporation, con oficinas en Miami, Estados Unidos.

La ACFAA fue creada para transparentar las procesos de adquisiciones de equipamiento de uso militar, un ámbito en el que se registraron sonados casos de corrupción, en particular en la década de los 90. Pero como ha llamado la atención la revista española “Defensa”, especializada en el sector, la empresa norteamericana Rukh Aero Power Corporation no es fabricante de los repuestos para helicópteros rusos.

Rukh Aero Power Corporation no cuenta con licencia de la fábrica de helicópteros Mi-171Sh-P y en consecuencia se trata de empresa intermediaria que ofrece repuestos de origen incierto.

Como recuerda la revista española Defensa, después de la amarga experiencia del gobierno de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos en que primó la compra de equipamiento a compañías intermediarias que se abastecían de mercados de dudosa reputación, los gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala prefirieron contratar directamente con las fábricas productoras.

De hecho, los helicópteros de combate Mi-171Sh-P fueron adquiridos mediante contratos de gobierno a gobierno, sin la participación de empresas intermediarios que suelen encarecen los equipos.

La República ha comprobado en la base de datos del Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado (OSCE), que el último dos de octubre otorgó la buena pro a la empresa Rukh Aero Power Corporation, que ofrece partes de distintas aeronaves, como aviones Antonov y Fokker y aeronaves Eurocopter, entre otros.

La revista Defensa también destaca que la ACFFAA también ha cambiado el formato de adquisición dándole la misma equivalencia en puntaje a la oferta económica que a la propuesta técnica, con lo que el precio podría ser más determinante que la calidad del producto.

La compras a empresas intermediarias, que no cuentan con las licencias de las empresas productoras originales, que parecía una práctica desterrada porque genera actos de corrupción, parece haber regresado con el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.