El Estado peruano tuvo 42 procesos arbitrales con Odebrecht entre 2003 y 2015 de acuerdo con una excelente investigación de IDL reporteros. El Estado perdió 35 de los procesos y solamente ganó 7. Gracias a los arbitrajes en que tuvo éxito, Odebrecht recibió más de US$250 millones de parte del Estado. El Estado no obtuvo ni un sol en los 7 arbitrajes que ganó.

IDL reporteros revela que, aunque parezca increíble, la mayoría de las veces “los árbitros designados por el Estado votaron a favor de Odebrecht”. Así, no solamente fuimos los ciudadanos quienes pagamos, con nuestros impuestos, los honorarios de estos árbitros sino que sus fallos nos hicieron llenarle los bolsillos todavía más a Odebrecht.

Uno de los proyectos con más fallos arbitrales fue la Interoceánica Sur: Odebrecht obtuvo más de US$100 millones extra en los tramos 2 y 3 de la carretera. Recordemos que Jorge Barata, ex representante de Odebrecht en nuestro país, ha confesado que su empresa le dio una coima de US$20 millones a Alejandro Toledo a cambio de la Interoceánica. Además, Juan Carlos Zevallos, ex presidente de Ositran, habría recibido una coima de US$750,000 de Odebrecht durante la ejecución del lesivo proyecto. Pero, no contentos con regar la concesión de coimas desde el origen, Odebrecht tuvo sobreganancias como consecuencia de los arbitrajes.

Otros proyectos en que Odebrecht obtuvo generosos laudos fueron las carreteras Interoceánica Norte, Tingo María-Aguaytía y Callejón de Huaylas-San Luis en que recibió US$47, US$14 y US$43 millones. El gran perdedor de los arbitrajes fue el Ministerio de Transportes y Comunicaciones: 26 de 30 procesos. Provías perdió sus cuatro arbitrajes con Odebrecht.

Horacio Cánepa fue una de las personas que más procesos tramitó desde el Centro de Arbitrajes de la Cámara de Comercio de Lima. Cánepa favoreció a Odebrecht en 17 de sus laudos y solamente 3 veces al Estado, según dio a conocer Perú21. Sabemos, por un informe de El País, que Odebrecht le habría pagado US$435,000 dólares a Cánepa en la Banca Privada de Andorra. ¿Cuál habría sido la razón del pago?

El arbitraje es una alternativa a la resolución de disputas a través del Poder Judicial. Sería funesto que los árbitros no hubiesen fallado de acuerdo con su conciencia sino incentivados por pagos ilícitos. ¿No deberían acaso los centros de arbitraje garantizar la imparcialidad y justicia de los laudos?

¿Revisará alguien los arbitrajes a favor de Odebrecht o simplemente pretenderemos que aquí no pasó nada y voltearemos la página? ¿Está nuestra generación a la altura del desafío de la corrupción?

Fuente Perú21

Una Respuesta

  1. Alberto Boga

    Para variar los comentarios sobre estos temas se quedan en la noticia amarilla, sin que se haya seguido el rigor de una investigación sería y encima se pondera la ociosidad de los reporteros de IDL. En efecto, por el hecho de ser nombrado árbitro por el MTC no obliga a ese árbitro a fallar en favor de quien lo nombró, pretender ello es tener un desconocimiento grosero de la institución arbitral, que ha conseguido traer inversiones más allá de lo esperado si se siguieran resolviendo los conflictos surgidos en los contratos del Estado en el Poder Judicial. Que existan árbitros que sean corruptos no se niega, como en todo institución humana ello es posible, en el periodismo por cierto también, sino jamás se hubiera acuñado el término “periodista mermelero” en alusión a los que cobran por publicar algo. El tema de los arbitrajes en los casos de Odebrecht es complejo, no se agota en los comentarios llenos de ignorancia como el que se comenta, sin haber analizado los laudos ni que si el Estado tuvo la razón o no, que pierda el Estado es una posibilidad, que gane también podría llamar a sospechas pues no se premia ello con millones en cuentas en Andorra sino con nombramientos frecuentes, como de hecho sucede. Señor Mendoza infórmese bien y si sabe lo que esta diciendo, es porque quiere lanzar un comentario desinformando a las personas, lo que es peor que la ignorancia, es maldad o figuretismo.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.