“Levantamos el puño contra la corrupción. ¡Cero corrupción en el país!”. Esto era lo que exigía el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, durante la reciente celebración del aniversario 36 del Ministerio Público. Pero esta semana llegó el puñetazo. El “gancho derecho” salió del Poder Judicial.

El Caso Odebrecht, una de las investigaciones más emblemáticas sobre delitos de corrupción de los últimos años, sufrió un revés. El suspendido presidente regional del Callao, Félix Moreno, fue puesto en libertad por el Poder Judicial, que alegó falta de elementos para que el ‘bravo del Callao’ siguiera en prisión.

—Más de 50 mil denuncias—

El caso de Moreno no es único. Antes del ‘remezón Odebrecht’, otros funcionarios y ex funcionarios han ido desfilando en estos últimos años por los despachos fiscales y judiciales.

Sus casos se han convertido en cifras alarmantes. Según cálculos del Ministerio Público, hasta diciembre del 2016 han sido poco más de 50 mil las denuncias que han ingresado desde que se crearon las fiscalías anticorrupción en el 2000.

Solo el año pasado, estas fiscalías consiguieron 1.112 condenas. La cifra aumentó con los años, al igual que las denuncias.

Dentro del universo de funcionarios denunciados, están los que protagonizan los denominados casos emblemáticos, aquellos que han acaparado la atención no solo de los medios de comunicación, sino también de la sociedad.

Uno de ellos es el de la ex pareja presidencial Ollanta Humala Tasso-Nadine Heredia.

Ambos son investigados actualmente por delito de lavado de activos, provenientes de presuntos actos de corrupción.

En el gobierno anterior también se inició la investigación por el Caso ‘La Centralita’, la cual no tuvo la atención necesaria hasta que fue trasladada de Áncash a Lima.

La gestión de Pedro Pablo Kuczynski tampoco está exenta de los escándalos de corrupción. Su ex asesor en temas de salud, Carlos Moreno, fue grabado en Palacio de Gobierno hablando de un “negociazo” relacionado con el Seguro Integral de Salud (SIS).

—Corbatas brasileñas—

El caso que acaparó la atención los últimos seis meses y lo seguirá haciendo por varios años es el denominado Caso Odebrecht. La investigación peruana nació a raíz de la operación Lava Jato, en Brasil, luego de que la constructora brasileña reconociera que pagó sobornos a funcionarios peruanos de tres gobiernos.

Por este caso, el Ministerio Público formó un equipo especial encabezado por Hamilton Castro. Desde que inició su trabajo, en noviembre del 2016, hasta la fecha, el grupo tiene 12 expedientes abiertos. Sin embargo, también ha sufrido reveses, como las dificultades para lograr la extradición del prófugo ex presidente Alejandro Toledo desde EE.UU. y la liberación de Félix Moreno, debido a que los jueces consideraron que la fiscalía no sustentó adecuadamente el pedido de prisión preventiva.

Toledo, además del Caso Odebrecht, tiene abierta la investigación por el Caso Ecoteva. La fiscalía le imputa la comisión del delito de lavado de activos debido a las sospechosas compras inmobiliarias realizadas a nombre de su suegra, Eva Fernenbug. Por este proceso tiene una segunda orden de prisión preventiva por parte de la justicia peruana.

La próxima llegada de más información proveniente de Brasil hace augurar que el crimen de cuello blanco y corbata seguirá engrosando las cifras de nuestro ya desbordado sistema de justicia.

Fuente El Comercio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.