La aprobación del nuevo reglamento y de las modificaciones de la ley de Obras por Impuestos (OxI) han actualizado este sistema que permite a las empresas canjear parte de su impuesto a la renta por obras de orden público. El propio presidente Pedro Pablo Kuczynski ha dicho que el gobierno recurrirá a este mecanismo para reconstruir al país cuando terminen los desastres.

En este contexto, expertos en la materia explican cuáles son las principales modificaciones de este mecanismo de inversión que busca reoxigenarse y estar a la altura de este desafío.

A saber, las modificaciones han recaído en todas las fases de los procesos.

FASE DE PRIORIZACIÓN DE PROYECTOS

Como se sabe, en esta fase las entidades públicas tienen que establecer una prioridad para los proyectos de inversión. Las nuevas normas de Invierte.pe (que reemplaza al SNIP) ordenan que cada una debe aprobar un programa multianual de inversiones, entre los que debe considerar los procedimientos de OxI, entre otros, añade Karen Ángeles, abogada de Payet, Rey, Pérez, Cauvi Abogados.

Con el nuevo reglamento de OxI se permitirá que las entidades prioricen el saldo de proyectos parcialmente ejecutados. Así, las obras contratadas a través de la Ley de Contrataciones del Estado que no hayan sido concluidas, pueden ser terminadas con el mecanismo de OxI, explica la experta.

Por otro lado, mientras que antes los gastos incurridos en la elaboración de propuestas de los estudios de preinversión eran reconocidos por la entidad competente solo entre 2% y 5% del posterior monto de inversión referencial, la nueva norma elimina dicho rango. Hoy se establece que dichos gastos serán reconocidos hasta por el 5% .

“Una vez reconocidos, estos gastos pasan a formar parte del monto de inversión referencial”, aclara Aldo Reggiardo, socio del mismo bufete de abogados. “Y las bases del proceso deberán establecer que los gastos serán asumidos por la empresa privada adjudicataria de la buena pro”. Estos gastos constarán en el Certificado de Inversión Pública Regional y Local (CIPRL) o en el Certificado de Inversión Pública Gobierno Nacional (CIPGN).

Las entidades del gobierno nacional deberán tener en cuenta que el límite para la emisión de los CIPGN es el tope máximo de capacidad anual de ejecución de OxI.

En el caso de los gobierno locales y regionales, “el límite es su canon”, de acuerdo a Ángeles. Cada año el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) indica cuál es el máximo por distrito y por región para poder hacer OxI.

Como se sabe, en esta fase las entidades públicas tienen que establecer una prioridad para los proyectos de inversión. Las nuevas normas de Invierte.pe (que reemplaza al SNIP) ordenan que cada una debe aprobar un programa multianual de inversiones, entre los que debe considerar los procedimientos de OxI, entre otros, añade la experta.

FASE DE ACTOS PREVIOS

Para los proyectos coordinados por entidades del gobierno nacional, ya no existe la exigencia de una certificación presupuestal del MEF. “Con esta modificación, los únicos que aprueban este certificado es la misma entidad”, señala.

Por su parte, el comité especial encargado del proceso de selección ha sido empoderado con mayor discrecionalidad. Por ejemplo, puede postergar un proceso cuando sea necesario. “Eso es positivo siempre y cuando el comité tenga claras las reglas de OxI y no las confunda con la Ley de Contrataciones del Estado (LCE)”, declara.

Otro punto positivo es que se han reglamentado procedimientos específicos y que ya no se aplica de forma supletoria la LCE sino las reglas de las OxI. Esto da más claridad al sistema.

FASE DE PROCESO DE SELECCIÓN

Si una obra es de interés de varios, habrá un proceso de selección. En estos casos, se ha simplificado. Así, lo primero que se evaluará será la mejor propuesta económica, que pasará al siguiente examen de cumplimiento de requisitos técnicos, antes de ser adjudicada la buena pro. La regulación anterior lo establecía al revés.

Los proyectos con cuantías menores a 120 UIT verán simplificado su mecanismo de publicación.

Para resolver conflictos, el trato directo será la alternativa preferente. Antes se contemplaba solo la conciliación y el arbitraje.

FASE DE EJECUCIÓN

En esta etapa ahora es posible que el gobierno nacional con los otros tipos de gobierno realice OxI conjuntas. Se busca, además, que la obra no se paralice. Esto suele ocurrir cuando no hay un supervisor, por lo que la nueva reglamentación ha establecido que la entidad puede designar un funcionario supervisor por 60 días hasta que se contrate uno, apunta Ángeles, de acuerdo a la norma.

Otras innovaciones son la emisión de los certificados CIPRL y CIPGN por medio electrónico (en proceso de implementación) y la operación para proyectos de saneamiento, que solo pueden ser operados por el privado por un año.

Fuente Diario El Comercio