El candidato propuesto por el Ejecutivo para que ocupe el cargo de Contralor General de la República, Nelson Shack, se presentó ayer ante el subgrupo de la Comisión Permanente del Congreso que evalúa su postulación.

Durante su exposición, Shack manifestó que en caso de obtener el cargo propondrá que los auditores del Órgano de Control Institucional (OCI) que trabajan en las diferentes entidades del Estado pasen a pertenecer al cien por ciento a la Contraloría.

Según él, actualmente quienes laboran en el OCI, encargados de reportar los actos de corrupción a la Contraloría, son pagados por la institución que supervisan, lo que crea posible conflicto de intereses.

Para ello, el nuevo contralor deberá de solicitar al Ejecutivo un presupuesto que permita cubrir los sueldos del personal del OCI, lo que no ocurre en la actualidad por falta de recursos, y que ha llevado a que los auditores sean dependientes salarialmente de las entidades que supervisan.

Nelson Shack también fue claro en señalar que la lucha contra la corrupción en las instituciones del Estado no es tarea exclusiva de la Contraloría, sino también responsabilidad de la misma institución, que debe ejercer control interno como primeros interesados.

Shack respondió a las preguntas e inquietudes de los miembros del subgrupo, la mayoría de ellas referentes a las acciones que tomaría al mando de la institución, sus relaciones políticas, así como mayores datos de su hoja de vida.

“No tengo acciones en la Bolsa (de Valores de Lima), ni inmuebles que se arriendan, ni autos que se alquilan. Lo que tengo es para uso mío y de mi familia”, respondió.

Shack negó haber tenido vínculo laboral con el premier  Fernando Zavala, a quien dijo conocer de las aulas universitarias, lo que –aseguró– no lo convertía en un contralor a la medida del gobierno.

“Que no les quepa la menor duda de que no me tiembla la mano para decidir y resolver (…). Soy una persona que toma sus decisiones en base a lo que cree (…). La posibilidad de ser presionado, en mi caso, está fuera de discusión”, expresó.

Ofrece cambio radical

Shack aseguró que en caso de obtener el cargo realizará una reestructuración de la institución y les quitará la confianza a los altos funcionarios por el bien de la institución.

“El sistema de control actualmente vigente no funciona y esto es porque la prensa y todo nos ha revelado que el sistema ha sido penetrado por la corrupción”, manifestó refiriéndose a la necesidad de limpiar de malos elementos a la Contraloría.

Al finalizar, los congresistas dijeron estar conformes con lo expuesto por Shack. Juan Sheput, por ejemplo, manifestó su conformidad en nombre de la bancada de Peruanos por el Kambio (PPK), igual que Gloria Montenegro, de la bancada de Alianza para el Progreso (APP).

El grupo de trabajo indicó a Nelson Shack que pedirán a la Cancillería que confirme la maestría en política pública que obtuvo en Chile.

Comisión Permanente recibirá informe

La Comisión Permanente del Congreso tiene plazo hasta el próximo martes  para entregar su informe  respecto a si Nelson Shack cumple o no con los requisitos que dispone la Ley del Sistema Nacional de Control para ocupar el cargo de Contralor General de la República.

La comisión decidió conformar el subgrupo de trabajo a fin de que revise la documentación presentada por el candidato. Esta deberá  tener listo el informe sobre Shack el lunes en la tarde.

La Comisión Permanente debatirá el informe con la presencia del candidato al inicio de la sesión.

El grupo de trabajo multipartidario se encuentra presidido por el parlamentario Percy Alcalá y lo integran Juan Sheput, María Elena Foronda, Gloria Montenegro, Javier Velásquez y Armando Villanueva.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.