En menos de 24 horas, dos ex gobernadores regionales sentenciados y en prisión por delitos en agravio del Estado, salieron en libertad por decisiones judiciales. Wilfredo Oscorima, ex gobernador de Ayacucho, fue absuelto por la Corte Suprema el 16 de mayo, y ayer fue liberado.

Por otro lado, la Corte Superior de Justicia de Loreto anuló ayer la sentencia contra el ex gobernador de esa región, Yván Vásquez, quien también dejó el penal.

“Creo que en el país existe justicia, por tanto puedo decir a todos los peruanos que tengan confianza en la justicia peruana. En el Perú hay justicia”, declaró Oscorima a la prensa su salida del penal Cristo Rey de Cachiche, en Ica, donde estuvo recluido desde marzo del 2016.

Antes de esa fecha, Oscorima estuvo prófugo desde junio del 2015, luego de ser sentenciado a cinco años de prisión y el pago de S/1’309.000 por el delito de negociación incompatible en agravio del Estado, por haber comprado tractores de forma irregular y haber provocado un perjuicio de S/20 millones al Estado durante su primera gestión (entre los años 2010 y 2014).

Tras su detención y posterior reclusión, la defensa de Oscorima presentó el recurso de casación para solicitar la anulación del proceso en su contra. El martes 16 de mayo, la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema declaró fundado el recurso con cuatro votos a favor y uno en contra, declarándolo absuelto del delito contra la administración pública en la modalidad de negociación incompatible y aprovechamiento indebido del cargo.

De acuerdo a la resolución emitida por la Corte Suprema, no se presentaron las pruebas suficientes para responsabilizar penalmente a los procesados por los delitos imputados. Como se recuerda Oscorima fue sentenciado junto a otros ex funcionarios.

–“Las cosas en su lugar–

“Ustedes han sido testigos y han escuchado todo el debate jurídico que han hecho las partes. Se han podido dar cuenta de cómo una denuncia fiscal terminó en una sentencia diferente. La Sala [de Apelaciones] ha puesto las cosas en su lugar”, declaró Yván Vásquez ayer, a su salida del penal de Iquitos.

Estas fueron las primeras palabras del ex gobernador regional, luego de que ayer la Sala de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Loreto declarara nula la sentencia por seis años de prisión efectiva y al pago de S/500 millones en su contra, por el delito de colusión en agravio del Estado por la elaboración el perfil técnico del alcantarillado de Iquitos, sin que este haya respetado el proceso legal de licitación.

Según sustentó la fiscalía anticorrupción, el ex gobernador regional recibió dinero tras elaborar el perfil técnico de las obras, coludido con el ingeniero Ricardo Alejandro Rojas Vargas.

El 20 de diciembre del 2016, día en que el Primer Juzgado Unipersonal de Maynas lo condenó, Yván Vásquez se retiró de la sala en mitad de la audiencia y permaneció un día como no habido. Luego se entregó a las autoridades antes de que se emitiera una orden de captura en su contra.

La decisión de la Sala de Apelaciones, con el voto favorable de los magistrados Carlos del Piélago Cárdenas, Elías Cajamarca Porras y Roxana Carrión Ramírez, implica dejar sin efecto la resolución integral del Primer Juzgado Unipersonal de Maynas y la programación de un nuevo juicio en los próximos meses.

La audiencia que decidió su situación duró más cinco horas y se realizó en la sala del Penal de Iquitos. El ex gobernador salió en libertad pocas horas después.

Captura

En marzo del 2016, la policía informó que Wilfredo Oscorima fue capturado en el distrito de Miraflores gracias al Sistema de Recompensa del Ministerio del Interior, que ofrecía S/50.000 por información sobre su paradero. Tras ello, fue internado en el Penal de Cachiche, en Ica.

Voto en minoría

Los jueces supremos que votaron a favor de Oscorima fueron Josué Pariona, José Neyra, Jorge Calderón y Aldo Figueroa Navarro. El voto discordante fue de Iván Sequeiros Vargas.

Fuente El Comercio