El proceso de arbitraje entre el Consorcio Hospitalario Tumbes (CHT) y el gobierno regional será inevitable, así lo afirmó el procurador regional, Sinclair Garavito Dioses.

“Sí o sí iremos a un arbitraje”, sentenció el funcionario.

Garavito detalló que esta medida se debe a la reiterada oposición del consorcio ejecutor del Hospital Regional de Tumbes (HRT), de asumir la responsabilidad de las irregularidades que se evidencian en la edificación del referido nosocomio.

La obra en mención tuvo un costo de S/120´000,000 y varios ambientes ya se encuentran inoperativos.

SOLICITUDES. Según precisó Garavito Dioses, una vez asumido el cargo de procurador del Gobierno Regional de Tumbes (GRT), comenzó a recopilar la información sobre el caso del hospital regional, siendo este un asunto de prioridad, debido a su implicancia económica y social.

Por ello, el 3 de agosto emitió una carta notarial al asesor legal del consorcio ejecutor, José Luis Torres, en la que se comunicaba sobre los vicios ocultos y la calidad de la obra, solicitando de esa manera, el compromiso de levantar todas las observaciones, bajo apercibimiento de iniciar un proceso de arbitraje.

Sin embargo, el 8 de agosto, el Consorcio Hospitalario Tumbes respondió al GRT, especificando que no tenía responsabilidad alguna con respecto a las irregularidades señaladas en el documento que envió la procuraduría.

Cabe señalar, que no ha sido la primera vez que al consorcio ejecutor de la obra se le ha conminado a que asuma su responsabilidad.

A pesar de la negativa, la Procuraduría envía el 25 de agosto una nueva carta notarial, para que el CHT reconsidere su posición.

El 4 de setiembre el CHT responde indicando que en la actualidad se vienen desarrollando acciones para colaborar con los problemas advertidos, ya que a fanales de julio se comprometió a elaborar un plan de acción para subsanar varias irregularidades.

Los ingenieros del gobierno regional, específicamente quienes laboran en el área de infraestructura, tenían la labor de analizar ese plan de acción, a fin de dar cuenta si el consorcio se comprometía a realizar mejoras considerables a la estructura del hospital, o en todo caso, solo a levantar algunas observaciones y a efectuar labores de mantenimiento.

En tanto, el gerente regional, Rodolfo Chanduví Vargas, confirmó que el mencionado plan solo cubría pequeños trabajos en el nosocomio, por lo que la postura del CHT seguía siendo la de no reconocer su responsabilidad sobre el estado del hospital.

CONSORCIO. El representante del Consorcio Hospitalario Tumbes, Gastón Alemán, ha señalado que no se realizaron las labores de mantenimiento por parte del gobierno regional, hecho que habría contribuido a que varios ambientes sean clausurados.

Además, ha recalcado que la contratista solo se basó en lo que estaba estipulado dentro del expediente técnico.

Gastón Alemán contó que la empresa supervisora en todo momento consintió la continuidad del proyecto.

ACCIONES. El procurador, Sinclair Garavito Dioses, anunció que en el transcurso de la semana se realizará una reunión con el gerente regional, Rodolfo Chanduví; el gerente de infraestructura, Miguel Guillén y el gobernador Ricardo Flores, para discutir aspectos técnicos y legales del caso HRT.

“También está la alternativa de la conciliación, pero es muy poco probable que se dé, sabiendo la posición del consorcio”, manifestó Garavito.

Por su parte, el gobernador ha indicado que los daños del nosocomio son subsanables, por lo que el CHT debería respetar la garantía de la obra.

Garantía. Vale resaltar que desde el 26 de abril del 2013, fecha en la que se suscribió la recepción de la obra, ha comenzado a correr el plazo para que se ejecute la garantía.

El tiempo para que la constructora haga efectivo esa cláusula del contrato es de siete años y vence el 26 de abril del 2020.

INVESTIGACIÓN. En el Ministerio Público ya hay una denuncia contra el supervisor y el proyectista por los delitos de concusión, negociación incompatible y aprovechamiento del cargo.

Fuente Diario Correo