Piura. El vicegobernador regional Alfredo Neyra mostró su preocupación por el aumento de observaciones formuladas por la Contraloría General de la República, a los trabajos de descolmatación y encauzamiento del río Piura.

“Lo que nace mal no puede terminar bien”, remarcó la autoridad, quien indicó que desde el comienzo del proceso ya se avizoraban irregularidades en la elaboración de los expedientes técnicos que fueron cuestionados por el Colegio de Ingenieros, las universidades y la sociedad civil.

En ese sentido, refirió que la Contraloría ha evidenciado el incumplimiento de los plazos contractuales que conllevan al retraso de las obras y a la aprobación de adicionales.

Destacó que el órgano de control está velando por el buen uso de los recursos públicos en la descolmatación del río, el cual está a cargo de AgroRural y cuyas labores debieron concluirse en diciembre del año pasado.

Neyra sostuvo que estos trabajos no serán efectivos para proteger de una inundación a la ciudad y a los pueblos del Bajo Piura. Lamentó que el dinero invertido se “botará al agua”.

“Se están realizando labores en  el cauce para soportar avenidas de 2,500 metros cúbicos por segundo (m3/seg), pero en la última crecida del 27 de marzo del 2017 el río Piura superó los 3,500 m3/seg”, aseveró la autoridad.

Fuente La República

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.