Las constructoras brasileñas Odebrecht y OAS no solo habrían financiado la campaña de No a la revocatoria (2013) de la ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán , sino también la campaña que realizó su organización política Diálogo Vecinal para la reelección en los comicios regionales y municipales de 2014.

El pasado 30 de noviembre, la Procuraduría de Lavado de Activos denunció penalmente ante la Fiscalía de la Nación a Villarán por las presuntas irregularidades que se suscitaron en esa campaña electoral, con el objetivo de que se inicie una investigación preliminar.

Según la denuncia presentada por la abogada Janet Briones –a la que Perú21 tuvo acceso–, se ha detectado la “utilización y ocultamiento de fondos presuntamente ilícitos. Estos fondos provendrían de las constructoras brasileñas Odebrecht y OAS”.

La denuncia también alcanza a Juan Carlos Becerra (representante legal), Mónica Pozo Palomino (contadora) y José Castro Joo (tesorero). “Es posible sospechar que los denunciados habrían blanqueado activos de procedencia delictiva”, data el documento.

Basándose en los reportes de la Oficina Nacional de Procesos Electorales, para la defensora del Estado los citados personajes habrían dado apariencia de legalidad a través de la utilización de supuestos aportantes, personas jurídicas intermedias y personas dirigidas a captar fondos para el financiamiento de la campaña. Además, añade, sabrían de estos presuntos ilícitos.

SUMAS Y RESTAS

Según el informe económico financiero de la ONPE sobre los ingresos y gastos declarados por Dialogo Vecinal en la campaña electoral 2014, no se declararon ingresos por S/2 millones 765 mil del total de S/3 millones 865 mil que corresponden a gastos de publicidad electoral que habría efectuado la citada organización política. Diálogo Vecinal solo declaró S/1 millón por gastos de publicidad, la cual habría estado a cargo de la empresa Mindshare Perú SAC.

Además, el documento precisa que se utilizaron a las empresas de publicidad Mindshare Perú SAC y Wish Win S. para realizar transacciones irregulares.

“Se utilizó el sistema bancario y financiero para transferir dinero a una persona jurídica que actuaba como intermediaria (Mindshare Perú SAC) y en representación de otra empresa jurídica (Wish Win S.), que era la que debía constituir el fondo de inversión de acuerdo a lo acordado en el contrato de agencia. De esta forma se dificultó conocer la identificación de los reales aportantes y la procedencia de estos”.

APORTES EN CUESTIÓN

Diálogo Vecinal declaró aportes por S/413 mil cuya procedencia se desconoce debido a que las cuatro personas consignadas como aportantes negaron haber efectuado tales contribuciones.

En su momento, la ONPE notificó a todos los investigados para que brinden sus correspondientes descargos, pero no colaboraron.

En la denuncia también señala que la organización política no cuenta con libros contables que hubieran permitido apreciar información sustentatoria de los ingresos y egresos respectivos.

Cabe recordar que, según el publicista Valdemir Garreta, recibió US$3 millones —US$2 mllns. de Odebrecht y US$1 millón de OAS— para asesorar a Villarán para la campaña del No en la revocatoria.

Jorge Barata, ex directivo de Odebrecht, indicó que su firma abonó tal suma por pedido del ex gerente municipal José Miguel Castro y de Villarán.

Contra ambos, finalmente, el juez Manuel Chuyo dictó la medida de impedimento de salida del país por un plazo de ocho meses.

DATOS

​- Perú21 intentó comunicarse con Iván Paredes, abogado de Susana Villarán, para su descargo, pero no obtuvimos respuesta.

– Este diario también trató de hablar con Juan Becerra, José Castro y Giannina Pozo (de Diálogo Vecinal), pero tampoco contestaron.

– Además, llamamos a las empresas Mindshare Perú SAC y Wish Win S., pero nadie nos respondió.

Fuente Perú21

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.