Por el escándalo de corrupción conocido como Lava Jato, Odebrecht no pudo concluir con la construcción del tramo de San Miguel a La Punta de la Costa Verde, obra que contrató con el Gobierno Regional del Callao durante la gestión de Félix Moreno. Poco antes de concluir con su periodo, sin embargo, Moreno asignó 59 millones de soles para completar la obra. Fiel a su estilo, no convocó ni a licitación ni a concurso, asignó directamente a la compañía colombiana Constructora CRD Sucursal Perú. Para mayores referencias, es la misma empresa que pagó sobornos a los hermanos Becerril y al exalcalde de Chiclayo David Cornejo Chinguel, para obtener sin licitación la construcción de la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos de la ciudad norteña, por 11 millones de soles.

Efectivamente, conforme los registros del Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado (OSCE), nadie más que CRD Sucursal Perú intervino en el proceso que le adjudicó la obra, el 26 de octubre de 2018. De inmediato, el exgobernador Félix Moreno -quien es investigado por presuntamente haber recibido de Odebrecht una coima de 4 millones de dólares a cambio de que le entregase la construcción del tramo de la Costa Verde que le corresponde al Callao- ordenó embanderar las principales calles chalacas anunciando el inicio de las obras de la importante vía. Pero, un problema.

Las autoridades del Gobierno Regional detectaron que la colombiana Constructora CRD Sucursal Perú no había entregado la Carta Fianza obligatoria antes de suscribir el contrato. Conforme a ley, la empresa contaba con un total de 13 días hábiles para subsanar el deficiencia. Transcurrido el plazo, la compañía nunca presentó la Carta Fianza. Así que el 3 de diciembre, el Gobierno Regional del Callao dejó sin efecto la adjudicación a la empresa colombiana Constructora CRD, que había ganado la obra en sociedad con la compañía peruana Constructora y Minera R5, representada por Deiser Bazán Ravines. Este empresario confirmó que Constructora Colombiana CRD, a quien Félix Moreno adjudicó sin licitación la terminación de la Costa Verde chalaca, es la misma que abonó sobornos a los hermanos Becerril y al exalcalde David Cornejo, para que le asignaran a dedo la habilitación la Planta de Transferencia de Residuos Sólidos de Chiclayo.

Pura pantalla

“En julio de 2018, el representante de la Constructora CRD, el colombiano Juan Rocha Díaz, me contactó y me ofreció subcontratarme para la ejecución de la Planta de Transferencia de Residuos Sólidos de Chiclayo. La obra estaba avanzada en 10%. Yo vi negocio y acepté. Tres meses después tuve que paralizar la obra porque la Municipalidad de Chiclayo no le pagaba a la Constructora CRD y esta no me pagaba a mí”, relató Deiser Bazán.

“Debido a mis reclamos para que me paguen, Juan Rocha me propuso entrar en un consorcio junto con Constructora CRD para completar el tramo que faltaba de la Costa Verde en el Callao. Yo acepté. Sin embargo, Constructora CRD no pudo presentar la Carta Fianza y perdió la adjudicación”, señaló Bazán.

El empresario confirmó que en Chiclayo conoció a Mirtha Gonzales Yep, la “China”, quien era la facilitadora entre Constructora CRD y la Municipalidad de Chiclayo. “Era una especie de asesora o broker”, describió Deiser Bazán.

El exalcalde chiclayano David Cornejo y sus exregidores Boris Bartra Grosso y José Cabrejos Ucañay declararon al fiscal anticorrupción Juan Carrasco Millones que Mirtha Gonzales, en tanto representante de Constructora CRD, pagaba sobornos al exburgomaestre, y también a los hermanos Antonio, Wilfredo y Héctor Becerril. Los Becerril fueron los que llevaron a Mirtha Gonzales al exalcalde Cornejo para que le asignase la construcción de la Planta de Transferencia de Residuos Sólidos de Chiclayo, lo que efectivamente ocurrió. A cambio, Gonzales abonaba un “diezmo” del 10% del total del proyecto: 5% para el exburgomaestre Cornejo y 5% para los Becerril, según las manifestaciones de los testigos.

Sospechosa insistencia

Fuentes del Gobierno Regional del Callao informaron a La República que la vinculación entre la Constructora CRD con la gestión de Félix Moreno se produjo por intermedio de Mirtha Gonzales Yep. “Ella actuaba como la articuladora”, señalaron las fuentes.

Sin embargo, por intermedio de su abogado Percy Panta Burga, Mirtha Gonzales negó a este diario haber tenido relación con la adjudicación de la habilitación del tramo inconcluso de la Costa Verde en el Callao. Asegura que solamente tiene relación con la construcción de la Planta de Transferencia de Residuos Sólidos. Precisamente, por este caso Gonzales se encuentra en condición de prófuga de la justicia, aunque ha dicho que se someterá al fallo judicial que se dictará el 11 de febrero.

Según su abogado Percy Panta, Mirtha Gonzales actuó únicamente como “asesora comercial” de la Constructora CRD. Los testigos han relatado que entregaba sobres de dinero al exalcalde David Cornejo.

De acuerdo con su movimiento migratorio, Mirtha Gonzales abandonó el país el 22 de noviembre, poco después de la adjudicación de la obra del Callao.

Por su parte, Félix Moreno hasta el último día de su gestión estuvo pendiente de que el proyecto se ejecutara y no se perdiera. No obstante que la obra ya había sido ejecutada, debió revertirse y declararse desierto. Pero el 31 de diciembre de 2018 emitió una resolución con la que dispuso aumentar el monto asignado de 59 millones a 61 millones de soles para que se concluya el proyecto.

De acuerdo con expertos en contrataciones del Estado consultados por este periódico, lo que Félix Moreno debió hacer es declarar desierta la adjudicación directa de la construcción del tramo pendiente de la Costa Verde, y convocar a una nueva licitación. Moreno debió denunciar a los funcionarios que dieron el visto bueno a la propuesta de Constructora CRD, sin contar con la Carta Fianza. Entre los exfuncionarios que intervinieron en el proceso que derivó en la entrega de la obra a la empresa colombiana se encuentran el exgerente regional de Infraestructura Rowland Cuya Coronado; el exjefe del Órgano Encargado de las Contrataciones Roberto Espinoza Bolívar; el exjefe de la Oficina de Construcción y Viabilidad Helberth Barrera Bardales, entre otros.

Haber adjudicado directamente una obra pública a una empresa proveedora que no cumplió con entregar la Carta Fianza configuraría el delito de colusión agravada, según los expertos consultados.

El nuevo gobernador regional chalaco, Dante Mandriotti, de momento tampoco ha dispuesto medidas en relación a la frustrada adjudicación de la obra de 61 millones de soles. Según sus voceros, está más preocupado en retomar el proyecto y concluirlo. La colombiana Constructora CRD, incluso, podría volver a presentarse, porque, según el Registro Nacional de Proveedores del Estado, no cuenta con ninguna sanción. Está perfectamente habilitada.

CRD sucursal Perú contrató con el Estado por S/ 188 millones

– Entre 2015 y 2018, la colombiana Constructora CRD Sucursal Perú ganó contratos con el Estado peruano por 188 millones de soles.

– Aparte de la obra que le adjudicó el Gobierno Regional del Callao, que es la más cuantiosa, la segunda de importancia es la que le adjudicó el Poder Judicial por 30.1 millones de soles.

– Además, contrató con el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, el Ministerio de Educación, Sedapal y los municipios Paimas, Canchaque y Huarmaca, en Piura.

– Su representante, el colombiano Juan Rocha Díaz, abandonó el país el 20 de diciembre de 2018. La oficina de la compañía, ubicada en la calle Germán Schreiber, en San Isidro, luce deshabitada desde hace dos meses.

– En la sede principal de Bogotá, Colombia, los teléfonos asignados a la constructora se encuentran desactivados. Y la oficina de Cartagena de Indias fue desactivada y desmantelada.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × dos =

Translate »