La Contraloría General detectó que siete funcionarios del Hospital Amazónico de Yarinacocha habrían contratado de manera directa a un proveedor para acondicionar un ambiente destinado a pacientes con COVID- 19 en el Hospital Amazónico de Yarinacocha, sin contar con la correcta definición de los términos de referencia.

De acuerdo al Informe de Servicio de Control Especifico N°021-2020-2-0836-SCE, la entidad de salud seleccionó a un proveedor que no cumplía los requisitos que establece la Ley de Contrataciones del Estado para las contrataciones directas.

Al no haberse determinado qué trabajos se deberían realizar para acondicionar la Unidad de Tratamiento de Dengue, en la cual se habilitaría un ambiente para casos COVID-19, se permitió que se ejecuten obras de ampliación, extensión y adecuación en diferentes ambientes del Hospital Amazónico, sin contar con la definición de los trabajos y puntos de intervención física.

De acuerdo al informe de la Contraloría, los funcionarios y servidores del Hospital Amazónico de Yarinacocha, modificaron un requerimiento para circunscribir el presupuesto total asignado por el COVID-19, y regularizar la documentación a favor de la empresa que realizó dicho servicio, que desarrolló trabajos inconclusos y en mal estado.

Por todo ello, la Contraloría notificó el informe a la Dirección Regional de Salud (Diresa) a fin de iniciarlas acciones administrativas correspondientes para el deslinde de las responsabilidades en los funcionarios y servidores públicos involucrados. Asimismo, se emitió el informe a la Procuraduría Pública Anticorrupción para iniciar las acciones legales ante los hechos con evidencia de irregularidad. J.Castillo

Fuente Diario Ahora

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × tres =

Translate »