Jorge Acurio Tito fue detenido el 17 de mayo de 2017 acusado de presuntos delitos de tráfico de influencias y lavado de activos. En ese entonces, ya se sabía de su pacto con Jorge Simoes Barata, exsuperintendente de Odebrecht: que le pagarían una coima de US$ 3 millones a cambio de la concesión de la avenida Evitamiento del Cusco.

Acurio cumple una orden de prisión preventiva desde aquella fecha. El jueves, Barata confirmó en Brasil que aprobó el pago del soborno a favor del exjefe regional cusqueño. No obstante, los datos y detalles de las negociaciones y pagos, precisó, los maneja Ricardo Boleira, exdirector de Proyectos.

Esta trama de corrupción tiene varias aristas. La obra la concesionó el proyecto especial Plan Copesco del Gobierno Regional del Cusco al consorcio Vías del Cusco, integrado por Odebrecht, en marzo de 2013. A la licitación se presentaron dos empresas, ambas integradas por Odebrecht. Hubo denuncia de favorecimiento hecha por cuatro consejeros regionales que nadie atendió. Además de Acurio, están investigados José Francisco Zaragoza Amiel (con comparecencia restringida por ser colaborador eficaz) y Gustavo Fernando Salazar Delgado (prófugo de la justicia).

La delación

Jorge Simoes Barata declaró que en febrero del 2012 Acurio pidió reunirse con él en la sede del Gobierno Regional Cusco (GRC). Como no podía asistir, envió al colaborador eficaz 06-2017, quien escuchó la exposición de los proyectos a licitarse. Según el colaborador eficaz, Acurio propuso favorecer a Odebrecht en la licitación a cambio del pago de una coima del 3% del valor de cada obra. Inicialmente, Odebrecht no aceptó. Ese año, la Región tenía previsto llevar adelante el Plan Vial Regional, la ejecución de tres tramos por más de S/ 715 millones en la que participó Odebrecht pero no ganó. Ganaron las empresas ahora investigadas por integrar el Club de la Construcción (Concar, Obrainsa, e ICCGSA), que también ganaban procesos pagando coimas.

En setiembre de 2012, Acurio volvió a reunirse con el colaborador para exponer el proyecto de la Av. Evitamiento y ofreció favorecerlos a cambio de una coima del 3% del valor de la obra. Esta costaba 297 millones 975 mil 952.84 soles.

Odebrecht aceptó la propuesta, el colaborador se reunió con Acurio y le entregó un sobre con los requisitos técnicos que deberían ser incluidos en las bases de la licitación. Según la Fiscalía, Acurio recibió los pagos a través de la empresa offshore Wircel, creada por Gustavo Salazar. Así, el 17 de octubre, la offshore Klienfeld Service Ltda, a través del banco Meinl Bank, hizo un depósito de US$ 1 000 000 a favor de Wircel. Asimismo, en noviembre del 2013, la offshore Klienfeld Service hizo otro depósito de US$ 250 000 a favor de Wircel. Los pagos cesaron cuando Acurio fue suspendido como presidente regional en diciembre de 2013.

La defensa de Jorge Acurio sostiene que la supuesta “coima” nunca llegó a manos del exgobernante y, por ende, la fiscalía no puede probar su responsabilidad.

Las adendas

Más allá del acuerdo para el pago de una coima, hubo varios cambios que convirtieron al proyecto inicial en un Frankenstein y beneficiaron económicamente a la firma brasileña. Para empezar, el costo de la obra se elevó sustancialmente por la firma de adendas que ampliaron el plazo para entregar la obra. La empresa pidió en 18 ocasiones que le amplíen el mencionado plazo.

Los trabajos arrancaron el 25 de setiembre de 2013 y debieron concluirse un año después. Pero por retrasos atribuibles a la empresa y la concedente, es decir, al Plan Copesco, se entregó recién en mayo de 2016. Seis de los pedidos de alargue de plazo recibieron la luz verde del Plan Copesco. Se avalaron periodos de ampliación bastante largos que obligaron al Plan Copesco a validar presupuestos adicionales para la obra. Se aprobó aumentos en varias ocasiones por 113 millones 116 mil 175 soles. Por eso la obra, que fue concesionada en 297 millones 975 mil 952.84 soles, y hasta ahora la empresa ya cobró 394 millones 191 928.77. Aunque no se descarta que el costo se siga elevando.

Más beneficios

No solo eso. El proyecto inicial consideraba el asfaltado de 9.5 kilómetros de una vía de 8 carriles (4 principales y 4 auxiliares), cuatro puentes peatonales, seis puentes vehiculares y ocho puentes que harían el tránsito más fluido. Nada de eso se cumplió. El 31 de diciembre de 2014 el Plan Copesco aprobó la reducción de metas en la obra por 50 millones 690 mil 770 soles. Gracias a eso, Odebrecht dejó de hacer varios tramos de las vías auxiliares, ciclovías, veredas, puentes Agua Buena y Túpac Amaru I, y obras en la zona de Petroperú. Esos cambios han convertido a la avenida en una vía de la muerte. Van 26 muertos por atropellos.

Hay otra investigación en la fiscalía por irregularidades en la construcción. Están inmiscuidos los exgobernantes cusqueños Jorge Acurio y René Concha y exfuncionarios; entre ellos Helio Molina, Carlos Alberto Marroquín, Jaime de la Torre, Luis Simón Puelles y Juan Carlos Luque. Los delitos son colusión agravada, negociación incompatible y asociación ilícita.

Clave

Los pagos. Odebrecht recibió pagos desde abril de 2013 hasta abril de 2017. Hubo desembolsos en las gestiones de los tres exgobernantes: Jorge Acurio, René Concha y Edwin Licona. Durante la administración de Acurio, se pagó a la empresa S/ 96 millones 260 mil 757; en el gobierno de Concha, S/ 205 millones y la gestión de Licona pagó a Odebrecht S/ 92 millones 053 mil 966 soles.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve + 9 =

Translate »