El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), indicó hoy que emitió opinión desfavorable a las dos versiones de adenda al contrato de concesión del proyecto “Vías Nuevas de Lima” presentadas por la Municipalidad de Lima (MML).

Explicó que esta decisión se debe a que estas versiones de adenda no garantizan que los ciudadanos realmente cuenten con obras ejecutables, se resguarde adecuadamente el uso de recursos que son de todos los peruanos y no existan espacios para la generación de actos de corrupción.

El MEF ha emitido dos veces su opinión a la adenda luego de efectuar una evaluación estrictamente técnica en el marco de sus competencias.

La primera versión de adenda la presentó la MML en noviembre del 2020, y fue observada principalmente porque ni en el texto de la adenda ni en los sustentos de la MML había certeza en los plazos para la entrega de terrenos al concesionario en el caso de la obra Intercambio Vial Canta Callao.

Con esta indefinición el municipio se exponía a retrasos y posibles reclamos de compensación por parte del concesionario, lo que configura una contingencia para el Estado Peruano, y posible gasto de recursos públicos aportados por todos los ciudadanos.

El MEF es competente para observar los proyectos de adendas cuando estos generan contingencias fiscales al Estado.

Asimismo, la MML tampoco presentó un sustento adecuado de su capacidad presupuestal para asumir los compromisos que le imponía la adenda.

Información insuficiente

Además, el MEF indicó que  la sustitución de obras para realizar el Intercambio Vial Canta Callao en reemplazo del Paso a Desnivel Olguín y Viaducto Benavides, no contenía la información suficiente para determinar si mantenía el equilibrio económico financiero de la concesión. Finalmente, el texto de adenda no tenía la declaración de mantener el equilibrio económico financiero, de acuerdo a Ley.

Luego de esta primera opinión desfavorable y reuniones con la MML, donde se explicaron estos puntos, la MML volvió a ingresar una nueva versión de adenda, pero esta vez sin el intercambio de obras.

Es decir, la adenda solo tenía tres temas: i) donación de estudios de la Concesionaria, ii) recepción de unidad de obras y iii) inclusión de cláusula anticorrupción.

Es importante señalar que, en cualquier adenda, el responsable y único facultado para incluir o retirar cláusulas es el Concedente (MML).

Es decir, cuando se presenta una adenda, el MEF alerta los problemas de su competencia y el Concedente elije si: i) mantiene la propuesta y mejora los sustentos, ii) modifica los alcances de la propuesta para atender las observaciones o, iii) retira las cláusulas observadas. Es decir, el MEF no tiene ninguna facultad legal para solicitar la supresión de cláusulas.

En la segunda versión de adenda que presentó la MML también el MEF tuvo una opinión desfavorable porque no era clara respecto a si el costo de los estudios (que en la adenda se señalaba haría el concesionario de forma gratuita para determinar vías alternas al Peaje Chillón y un trazo alternativo a un tramo de Ramiro Prialé) podían ser reclamados contra la Municipalidad, generando así una contingencia al Estado, y además porque la MML no incluyó la declaración expresa de mantener el equilibrio económico financiero tal como lo exige la Ley.

Este último tema ya había sido observado en la primera versión.

El MEF no cuestiona que se realicen estudios, ni que estos vayan a ser desarrollados por el concesionario, ni tampoco es su competencia indicarle a la MML que esos estudios puede realizarlos la propia entidad o terceros para evitar potenciales conflictos de intereses, eso es responsabilidad de la Municipalidad que es la concedente.

Lo que el MEF cuestiona es la indefinición que se traduce de la redacción y sustentos de la adenda, ya que se asegura que los estudios son gratuitos, pero no lo declara de manera inequívoca, por el contrario, se presenta una redacción de la que se desprende que los estudios podrán ser compensados al concesionario, es decir que los mismos tendrían un costo que podría impactar de muchos modos en el contrato, incluyendo la tarifa del peaje.

Cláusula Anticorrupción

Si bien la MML incluyó una cláusula anticorrupción en sus versiones de adenda al contrato de concesión, lo cual no es un tema de competencia MEF, se consideró necesario alertar que esta cláusula se alejaba del modelo estándar que incluye ProInversión en los contratos que viene adjudicando el Estado peruano.

Aunque más preocupante es el hecho de que, en las dos versiones de adenda presentadas por la MML, esta cláusula anticorrupción es una de las más laxas en comparación con otras adendas evaluadas por el MEF, y es inejecutable porque para su cumplimiento se requieren de condiciones que están bajo control del propio concesionario, y eso no es adecuado.

Asimismo, el MEF también alertó que esta sería la primera vez, desde el escándalo Lava Jato, que se firmaría una adenda con una empresa concesionaria entre cuyos accionistas se encuentra la empresa Odebrecht, y ello podría afectar la defensa del Estado Peruano frente a los demás arbitrajes que tiene el Estado Peruano con esta empresa.

El Ministerio de Economía y Finanzas reitera su compromiso por velar, en el marco de sus competencias, por el uso correcto de los recursos, por ello, actuando según sus atribuciones planteó estas observaciones a la adenda.

Fuente Andina

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 4 =

Translate »