En julio del 2017 la Municipalidad de San Isidro, en ese momento liderada por Manuel Velarde, inició los trabajos para la creación de la Casa de la Cultura, en el local edilicio que se ubica en el parque El Olivar.

“Durante muchos años este predio funcionó como Palacio Municipal y sede administrativa, sufriendo una serie de modificaciones en su arquitectura original. Por ello se busca devolverle el equilibrio arquitectónico acorde con el entorno urbano”, informaba por ese entonces la comuna distrital.

La obra fue licitada a principios de ese año y tuvo un valor de S/2´853.376. Según información consignada en el Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado, su ejecución estuvo a cargo de la empresa Alvac S.A. Sucursal del Perú. Pese a que el plazo de ejecución era de 6 meses, es decir la obra debía ser entregada en enero del 2018, la casa fue abierta al público recién en octubre de ese año.

Ayer, Manuel Velarde denunció en redes sociales que el mural que su gestión dejó en la Casa de la Cultura, en la pared que da a la calle Choquehuanca, fue borrado por la actual gestión. Las reacciones fueron diversas, algunos a favor de la decisión municipal, por el estado en que se encontraba la pintura, y otros en contra, por el intento de borrar el trabajo del ex burgomaestre.

“El mural formó parte de una política pública cultural. Uno de esos proyectos se llamó muros libres, que era recuperar espacios públicos mediante la intervención de artistas. Es arte urbano, en unos casos se hicieron pintura y el otros se pegaron imágenes de fotografías de San Isidro, como fue él que borraron”, precisó el ex alcalde.

Fuentes de la Municipalidad de San Isidro informaron que el retiro del mural obedeció a trabajos de mantenimiento debido al deterioro de la pintura y el desprendimiento del vinil de las imágenes.

“Tenía mal aspecto. Parecía como si se estuviera pelando. Me parece que ahora está limpio y eso es mejor”, indicó una vecina.

Según Velarde, el reciente accionar del alcalde Augusto Cáceres encaja dentro de un patrón de conducta, el de retroceder e intentar anular las obras de la anterior gestión edil.

Presunta irregularidad

Recientemente, el órgano de control institucional realizó una auditoría sobre el proyecto de inversión obra creación de la Casa de la Cultura y encontró algunas irregularidades, precisamente, sobre el pintado de la fachada del local.

“En pleno proceso de recepción de la obra, la Gerencia de Cultura y Turismo requirió cambio de color en la fachada de la Casa de la Cultura por un total de 260 m2, sin justificación técnica ni autorización del proyectista, contratando un servicio de acondicionamiento que consistió en la remoción del pintado de la fachada que acababa de ser pintada con el color definido por la proyectista, contraviniendo lo establecido en el expediente técnico de la obra”, señala el informe.

Según el órgano de control, este hecho ocasionó que la entidad efectuara un gasto innecesario por el cambio de color de la fachada de S/30.500, así como la pérdida del trabajo de pintura efectuado por el contratista de la obra, perdiendo también la posibilidad de aplicar la garantía correspondiente a la fachada.

Ante estos cuestionamientos, el exalcalde Manuel Velarde explicó que la realización del mural demandó un costo adicional porque no era parte del proyecto original de la remodelación. “La casa tenía un color, pero esa pared se tuvo que pintar de otro color, con una pintura especial adhesiva, para poder instalar el mural. La casa era un proyecto independiente y los murales formaban parte de una política pública, eran dos cosas distintas. ”.

Finalmente, el ex burgomaestre pidió que se investigue el reciente retiro del mural porque, según dijo, esto causó un perjuicio económico y cultural al distrito.

Día del bombero

Hoy, en el Día del Bombero Voluntario del Perú, la Municipalidad de San Isidro donó una camión de rescate para emergencias en alturas, valorizado en casi 10 millones de soles. La comuna informó que la unidad cuenta con un brazo telescópico articulado puede elevarse hasta una altura de 90 metros y la canastilla que moviliza tiene una capacidad de hasta 400 kilos, equivalente a 4 o 5 personas.

Fuente El Comercio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

18 − dieciseis =

Translate »