Cuatro consejeros regionales vienen investigando un supuesto fraccionamiento de actividades en el interior del Hospital Regional de Tumbes (HRT), para la habilitación de los ambientes COVID-19.

Los fiscalizadores Antonio Espinoza, George Díaz, Daniel Sanjinez y Rudy Fiestas, indagan una aparente irregularidad.

CASO

A decir de Antonio Espinoza, durante el periodo en que José Torres Ynfante fue director del nosocomio, se realizaron actividades para habilitar ambientes destinados para pacientes diagnosticados con coronavirus.

Los llamativo, según Espinoza, es que se contrató a un proveedor para acondicionar el área de hospitalización, pero luego se realizó otro servicio complementario para la instalación de rampas y agua potable por un monto ascendente a los S/ 44,150.

El fiscalizador sospecha que ello se efectuó con la intención de direccionar los contratos otorgados a dedo bajo la justificación de atravesar una emergencia sanitaria nacional por la pandemia del nuevo coronavirus.

Del mismo modo, señaló que también que se realizó otro servicio para la instalación de dos módulos para el funcionamiento de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) COVID-19.

Además, actualmente se vienen desarrollando trabajos en la infraestructura de Ciudadela Noe sin regularizar los trámites.

MASCARILLAS

Sobre las 50 mil mascarillas que fueron devueltas, los consejeros regionales accedieron a los reportes de las áreas competentes en los que se confirma que se contrató a un proveedor de nombre Alejandro Julián Villón Ruiz, quien entregó el material sin fecha de caducidad, sin número de lote, sin nombre del fabricante, director técnico, y sin capas resistentes a la filtración bacterial, pretendiendo cobrar S/ 110,000. De acuerdo a Sunat, tenía como actividad secundaria la fabricación de equipo médico y quirúrgico.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − once =

Translate »