También desde el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, cuando se encontraba bajo el control del prófugo Juan Silva Villegas, se asignaron obras públicas a ‘Los Chiclayanos’, el grupo de paisanos y amigos del mandatario Pedro Castillo que financiaron su campaña presidencial.

En el caso de las 20 obras públicas que ‘Los Chiclayanos’ se repartieron para recuperar su inversión, al menos simularon licitaciones para dar la apariencia de legalidad.

Pero respecto a la adjudicación de la construcción de un camino comunal por 19,5 millones en el distrito de Anguía, se trató de un descarado acto de favorecimiento. El alcalde Nenil Medina Guerrero entregó el proyecto expeditivamente, de forma directa, sin concurso de precios o puja de ofertas, a la empresa Grupo Constructor Parasol. ¿El motivo? La compañía es de propiedad de un financista y activista de la campaña presidencial de Pedro Castillo.

La decisión de adjudicar la obra pública de 19,5 millones de soles al propietario del Grupo Constructor Parasol, Daniel Obregón Flores, se gestó en la casa de uno de ‘Los Chiclayanos’, el empresario Segundo Sánchez Sánchez, en el jirón Sarratea, Breña, donde el presidente Castillo al comienzo de su gobierno sostuvo reuniones fuera de la agenda oficial.

Invitado por su amigo, socio y cómplice, el alcalde Nenil Medina, el empresario Hugo Espino Lucana fue testigo excepcional del momento en que el proyecto de 19,5 millones de soles sería entregado en manos del empresario Daniel Obregón Flores, en compensación por su desempeño en la campaña presidencial de Castillo.

Así lo relató Hugo Espino a la Fiscalía. Ocurrió poco antes de la toma de mando de Castillo: “Yo asistí a la casa ubicada en Sarratea, en Breña, en donde se encontraba Nenil Medina Guerrero, que fue quien autorizó mi ingreso, encontrándolo en un cuarto en el segundo piso. Él me indicó que Pedro Castillo se encontraba en el cuarto piso. (…) Me citó en ese lugar (…) para conversar sobre el proyecto de (construcción de un camino de pavimento) bicapa, para preguntarme en qué estado estaba y si ya había sido aprobado por el evaluador. Ese (proyecto de construcción de un camino de pavimento) bicapa está actualmente en ejecución en el distrito de Anguía. Con respecto a esto quiero decir, que en el tiempo que salió (se adjudicó) esa obra, se iba a realizar por invitación directa. Y Nenil Medina estaba buscando empresa. Es por ello que consulta (al teniente alcalde de Anguía), Carlos Cabrera (Sánchez). Y este le dijo de Daniel Obregón (Flores), propietario de una empresa llamada Grupo (Constructor) Parasol, para que pueda reunirse con (el alcalde) Nenil Medina y conversar sobre la obra. Después de eso, a los dos días, le pregunté a Nenil Medina y me dijo que la obra la iban a realizar ellos, refiriéndose al Grupo (Constructor) Parasol”.

Todo fue muy rápido.

Los mismos intereses

El 27 de julio del 2021, un día antes que Castillo jurara como jefe del Estado, el alcalde Nenil Medina ya tenía listo el expediente técnico, solo faltaba el financiamiento.

El 12 de setiembre, el presidente Castillo visitó Anguía, anunció la construcción del camino y comprometió al entonces ministro de Transportes, Juan Silva, que estaba presente, a transferir los fondos. El 5 de octubre el alcalde Medina dio la adjudicación directa de la obra y el Grupo Constructor Parasol suscribió contrato el 14 de octubre. Lo que no se sabía en ese momento es quién era el dueño de la afortunada empresa.

Se presentó por el Grupo Constructor Parasol, Rocío Pintado Cruz, quien dio una dirección en Ventanilla, hasta donde llegó La República y encontró un local abandonado. Con el testimonio de Hugo Espino Lucana, quedó en evidencia que detrás de Rocío Pintado Cruz estaba Daniel Obregón Flores. No obstante que están divorciados desde 2017, se mantienen juntos en los negocios.

Sin embargo, en su declaración, Hugo Espino no mencionó que conoció a Daniel Obregón antes que Nenil Medina y Carlos Cabrera le hablaran de él en la casa de Sarratea. En efecto, según una publicación de Obregón en su cuenta de Facebook, el 28 de abril del 2021 sostuvo un encuentro con miembros de un equipo de apoyo a la candidatura de Pedro Castillo. En la fotografía aparecen, además de Hugo Espino y Daniel Obregón, el teniente alcalde de Anguía, Carlos Cabrera Sánchez, mano derecha del encarcelado Nenil Medina, uno de ‘Los Chiclayanos’.

Reposición de inversión

Sorprendentemente, como puede apreciarse en la fotografía del encuentro del 28 de abril, Daniel Obregón abraza a Carlos Cabrera, quien lleva colgado un fotocheck que lo identifica como miembro del equipo de campaña de Pedro Castillo. Comprobándose así que Nenil Medina le asignó la obra de 19,5 millones de soles al empresario Daniel Obregón, en retribución por sus aportes económicos a la campaña presidencial de Castillo, sin el menor atisbo de duda. Es decir, lo que manifestó Hugo Espino a la Fiscalía está comprobado.

El mismo empresario Daniel Obregón Flores publicó fotografías de sus intervenciones en la campaña electoral de Castillo e incluso se da el lujo de alardear del inicio de la ejecución del proyecto de 19,5 millones, que le asignaron sus amigos ‘Los Chiclayanos’.

Hay que tomar en cuenta que Hugo Espino en su declaración también menciona la estrecha vinculación de Nenil Medina con el exministro de Transportes y Comunicaciones Juan Silva Villegas. Por esta relación es que Medina consigue que Provías Descentralizado del MTC financie el proyecto de habilitación del camino que une a varias comunidades de Anguía, entre ellas Chugur, donde reside la familia del jefe del Estado.

Provías Descentralizado también destinó 30,9 millones para financiar la continuación del camino de Anguía con el distrito de Tacabamba. El primero de febrero de este año, la empresa Las Palmas Contratistas Generales se quedó con el proyecto.

Para tener una idea del grado de implicancia de Daniel Flores, de acuerdo con el testimonio de Hugo Espino, este mantiene una vieja amistad con el empresario Daniel Príncipe Collazos. Esta persona era la que conducía el vehículo en la que se desplazaba Nenil Medina. Y según versiones policiales, Medina se ocultaba en el inmueble de Daniel Flores, vecino de Daniel Príncipe, en Ventanilla.

Increíblemente, el 23 de junio de este año, el Grupo Constructor Parasol, de Daniel Obregón, ganó una obra adjudicada por Sedapal por 102,2 millones de soles. En el directorio de Sedapal se encontraba Salatiel Marrufo Alcántara, uno de ‘Los Chiclayanos’. La adjudicación fue anulada, pero quedó la huella de ‘Los Chiclayanos’.

Testigo de primera

Testimonio clave de Hugo Espino sobre cómo ‘Los Chiclayanos’, entre ellos el alcalde Nenil Medina, dirigieron a Parasol la obra de S/19,5 millones.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × tres =

Translate »