PROYECTOS DE INVERSIÓN. El Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad (PNIC), lanzado por el MEF el 28 de julio, contempla 52 proyectos priorizados por un total de S/ 99,196 millones, de los cuales indica que 24 están en ejecución. Aunque se trata de obras a largo plazo, es necesario saber cuántas podrían estar listas cuando termine el mandato del presidente Vizcarra. También es útil conocer el estado de avance de los proyectos que, según el PNIC, están en proceso (25), y de los tres catalogados como “ideas”.

Sin embargo, no todos los proyectos en ejecución están, en efecto, siendo construidos. Es el caso de los de irrigación Chavimochic III y Majes-Siguas II, que se encuentran paralizados debido a contratiempos legales y políticos. Ambos están a cargo de sus gobiernos regionales –La Libertad y Arequipa, respectivamente–, pero las buenas relaciones del presidente con los gobernadores no han servido para hallar alguna solución.

En el caso de los proyectos en proceso, figuran algunos cuya necesidad es cada vez más imperiosa. Uno es la mejora del abastecimiento de agua potable para Lima (S/ 2,513 millones), que se encuentra en etapa de estructuración y está previsto que se ejecute a través del mecanismo APP. Otro que se encuentra en esa misma etapa y también será APP, es el tramo de la Longitudinal de la Sierra entre Huancayo y Andahuaylas (S/ 9,862 millones).

Según el PNIC, 29 proyectos se están ejecutando, o se ejecutarán, bajo APP, modalidad que se ha convertido en el “patito feo” de la gestión de la inversión pública, debido a los escándalos de corrupción y falta de transparencia en obras emblemáticas –aunque su regulación ha sido afinada–. El Gobierno parece estar apostando por la ejecución vía obra pública, es decir, construida al 100% con recursos fiscales. Hay 17 proyectos en el PNIC bajo esa modalidad, y la mayoría se encuentra en fase de proceso.

Uno de ellos es la Línea 3 del Metro de Lima (S/ 12,373 millones) –la Línea 4 no figura en el PNIC–. El viceministro de Transportes, Carlos Estremadoyro, ha señalado que se prevé licitar la operación y mantenimiento de ambas líneas, pues de esa forma se reduciría en 25% el costo para el Estado. ¿Pero cómo asegurar un manejo eficiente y reducir el riesgo de corrupción en estos y otros proyectos?

El PNIC plantea que, para abordar el problema de debilidad institucional, los proyectos “puedan contar con un servicio de asistencia técnica especializada, del tipo PMO” (project management office), durante todo su desarrollo. Es una recomendación que merece evaluarse.

Fuente Diario Gestión

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho − cuatro =

Translate »