El ministerio de Educación habría invertido cerca de S/. 174 millones en textos escolares y materiales virtuales para el aprendizaje del idioma inglés, estos libros presentarían serias fallas de origen y contenido inapropiado para adolescentes de 12 a 16 años de edad. Así lo dio a conocer una investigación periodística publicada por el diario Expreso.

Esta adquisición se dio en el año 2015 en el marco del programa “Perú país bilingüe al 2021”, y que se dio durante el gobierno de Ollanta Humala y bajo la gestión del ministro de Educación, Jaime Saavedra Chanduví.

En ese momento se explicó que se tenía la finalidad de desarrollar en los escolares habilidades comunicativas en el idioma inglés para que puedan “ampliar sus oportunidades de acceder a ofertas educativas, científicas, tecnológicas y laborales”.

Se trata de tres licitaciones que logró el consorcio Grupo Deltron S.A. – Edusoft LTD, conformado por las empresas Grupo Deltron y Edusoft, en los años 2015 y 2018, así como la firma de adendas para servicios adicionales.

Para enero de 2015, el Minedu habría cerrado el contrato N° 004-2015  que incluiría a 1000 colegios públicos con un total de 384 446 estudiantes, por un periodo inicial de dos años que finalizaba en diciembre de 2016. Este convenio habría representado un desembolso de S/. 55 080 741.

Durante ese mismo año, el Minedu habría realizado una segunda licitación para implementar en otras 601 instituciones educativas, la metodología de aprendizaje de jornada escolar completa. Por lo que firmó con el mismo consorcio el contrato N° 190 – 2015. Esta vez por la suma de S/. 40 582 156.02, hasta diciembre de 2018.

Después, se habrían realizado dos adendas que prolongaron la vigencia de los contratos, así como el número de colegios a cubrir. La primera habría sido por el monto de S/. 12 822 574.20, la misma que extendía la vigencia del primer contrato.

Con la segunda adenda se habrían adquirido más libros educativos para otros 400 centros educativos hasta diciembre de 2017 por el monto de S/. 3 114 857.

Según los detalles de los convenios, los paquetes educativos debían incluir material virtual de aprendizaje que incluía una licencia personal de acceso a una plataforma ‘offline’ y la opción de trabajo ‘online’ para cada estudiante y profesor. También contemplarían cuadernos de trabajo para el escolar, así como también un manual y un USB, además de otros accesorios.

El medio en cuestión tuvo acceso a los textos escolares y pudo comprobar que presentaban errores tipográficos, lingüístico gramaticales y de coherencia.

Fuente Panamericana

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − cuatro =

Translate »