Según fuentes de prensa, Jorge Barata dijo en su última declaración que el llamado Club de la Construcción en el Perú estuvo integrado por las constructoras Graña y Montero, Obrainsa, Cosapi, ICCGSA, Andrade Gutiérrez, OAS, Grupo Plaza, Hidalgo e Hidalgo, CASA y San Martín.

Esto reabre un debate sobre lo que el Estado peruano debería resolver sobre la continuidad de estas empresas y si debe distinguir a ese respecto entre las nacionales y las extranjeras.

En este sentido, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, declaró el pasado sábado que su gobierno no dará más contratos a las empresas involucradas en casos de corrupción.

Reiteró específicamente la prohibición de contratar con la brasileña Odebrecht. La Secretaria de la Función Pública informó el pasado 26 de abril de la prohibición a todas las dependencias del gobierno y a los estados mexicanos de participar en contrataciones públicas de carácter federal con Odebrecht Ingeniería y Construcción Internacional de México y con Constructora Norberto Odebrecht, por un plazo de tres años.

La inhabilitación de Odebrecht Ingeniería y Construcción Internacional de México se debió a que presentó información falsa. Constructora Norberto Odebrecht fue sancionada por haber realizado cobros en exceso a Pemex Refinación.

Ya en diciembre de 2017, México había impuesto una sanción a Odebrecht inhabilitándola por cuatro años para obtener contratos públicos en el país, después de que se demostrara el cobro indebido de más de seis millones de dólares en el proyecto de una refinería. La inhabilitación, sin embargo, fue anulada en noviembre 2018 por un tribunal.

Fuente Diario Expreso

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

13 − siete =

Translate »