“Desde junio 2018, la oficina de ingeniería hospitalaria, requirió de manera reiterada el mantenimiento de la planta generadora de oxígeno medicinal; sin embargo, directivos, funcionarios y servidores omitieron actuar oportunamente permitiendo que la planta quede inoperativa desde el 10 de diciembre 2018”

Según el Informe de Control Específico 001-2021, de la Contraloría Regional de San Martín, se ha determinado, “la pasividad de las administraciones del Hospital II-2 Tarapoto e irregularidades en el proceso de contratación del servicio para el mantenimiento de la planta generadora de oxígeno medicinal, se, impidió contratar de manera efectiva y oportuna el servicio, permitiendo la inoperatividad de la misma”.

Asimismo, el irregular proceso de Contratación Directa n° 013- 2020, que, generó un gasto mayor de 309 mil 936 soles con 23 céntimos, por la reparación de la planta durante la emergencia sanitaria por Covid-19. Y desembolsos de 2 millones 543 mil 550 soles, en desmedro del patrimonio de la entidad, por la compra de oxígeno medicinal durante el periodo de inoperatividad de la planta, afectando la transparencia, probidad y el correcto funcionamiento de la administración pública, así como, la calidad de vida y salud de los pacientes.

El informe advierte que, desde el 4 de junio 2018, la oficina de ingeniería hospitalaria, en calidad de área usuaria, requirió de manera reiterada el mantenimiento de la planta generadora de oxígeno medicinal; sin embargo, directivos, funcionarios y servidores omitieron actuar oportunamente a fin de contratar dicho servicio durante el año 2018, permitiendo que dicha planta quede inoperativa desde el 10 de diciembre 2018.

Asimismo, en el año 2019, se ejecutaron dos procedimientos para la contratación de dicho servicio los mismos que no resultaron ser los adecuados, toda vez que el primero de ellos, convocado el 12 de abril 2019, fue una contratación internacional, supuesto que se encuentra excluido del ámbito de aplicación de la Ley de Contrataciones del Estado, y para cuya realización, no se evidencia un estudio de mercado producto del cual se advierta que la prestación requerida no pueda ser ejecutada por ningún proveedor en el mercado nacional.

Aun así, el 15 de abril 2019, la entidad suscribió contrato con la empresa portuguesa Ultra-Controlo Projectos Industriais, L.D.A. “sin establecerse, mecanismos que garanticen el cumplimiento del proveedor de sus obligaciones contractuales, siendo que, a 15 días de la culminación del plazo de ejecución contractual, dicha empresa manifestó su imposibilidad para prestar el servicio para el que fue contratado” señala el documento.

Igualmente, el 02 de agosto de 2019, es decir 7 meses y 23 días después de la inoperatividad de la planta, se convocó un procedimiento de selección de contratación directa invocando erróneamente la causal de desabastecimiento, producto del cual, el 5 de agosto de 2019, se otorgó la buena pro a la empresa nacional “OXY Industrial S.A.C”, pero trascurrido el plazo de Ley, no se suscribió contrato, debido a que las condiciones ofertadas por el contratista, en cuanto a la forma de pago por el servicio, no fueron consideradas ni establecidas en las bases, imposibilitando la ejecución del servicio.

Recién el 25 de noviembre de 2019, la entidad dejó sin efecto la adjudicación, anulando la Certificación Presupuestal, advirtiéndose que desde el otorgamiento de la Buena Pro hasta la referida anulación, había transcurrido más de tres meses, superando en exceso el plazo de ocho días hábiles previsto para la presentación de documentos por parte del postor y posterior suscripción del contrato, conforme a lo señalado en el artículo 141° del Reglamento de la Ley de Contrataciones, y cuyo vencimiento la entidad debió dejar sin efecto la adjudicación efectuada, y continuar con las acciones orientadas a la contratación del servicio de mantenimiento de la planta generadora de oxígeno medicinal; lo expuesto ocurrió a pesar que la entidad conocía la urgente necesidad de reparar la planta generadora de oxígeno, pues a noviembre del 2019, ésta ya tenía aproximadamente 11 meses inoperativa y por la cual el hospital venía adquiriendo oxígeno medicinal a fin de atender las necesidades de los pacientes.

Finalmente, en el año 2020, pese a contar con la cotización de la empresa nacional OXY INDUSTRIAL SAC de 02 de julio de 2019 por el monto de S/ 351 153,84 y sin acreditarse la inexistencia de proveedores nacionales, la entidad, es decir el Hospital, continuó insistiendo en que se contrata dicho servicio a través de una contratación internacional con Ultra-Controlo Projectos Industriais, L.D.A. la cual tampoco prospero, procediéndose a realizar la contratación directa, invocando incorrectamente la causal de emergencia sanitaria, otorgando la buena pro a la empresa nacional OXYMAN Comercial SAC por la suma de S/.661 090.07, suscribiéndose el contrato 010-2020-de junio de 2020, con la empresa y monto antes mencionados, monto que superaba en S/ 309 936.23, a la cotización presentada por OXY Industrial SAC previa a la emergencia sanitaria. Producto de la ejecución del servicio de mantenimiento, la Planta Generadora de Oxígeno Medicinal quedó Operativa el 14 de julio de 2020.

En este sentido y como se detalló anteriormente, desde el 11 de marzo de 2020 se declaró la Emergencia Sanitaria a nivel nacional, por lo que el ente rector en salud aprobó el Plan de Acción y la Relación de Bienes y Servicios requeridos para enfrentar la Emergencia Sanitaria, donde se detallan la relación de bienes y servicios que se requieren contratar para enfrentar la emergencia sanitaria COVID-19 y las entidades autorizadas a intervenir bajo esta causal; siendo preciso indicar que la Región San Martín atravesaba una grave crisis por el aumento descontrolado de contagios de COVID-19, que conllevó a la muerte de aproximadamente 767 personas en la Región San Martín desde el inicio del estado de emergencia hasta el 2 de diciembre de 2020 periodo en el cual, el oxígeno medicinal era de vital importancia para la atención de los pacientes internados en el Hospital II-2 Tarapoto que requerían de este insumo; es decir la inoperatividad de la planta ponía en riesgo la calidad de vida y salud de los pacientes.

La situación expuesta ha originado que la planta generadora de oxígeno medicinal permanezca inoperativa desde diciembre 2018 hasta julio del 2020, generando un mayor gasto de S/ 309 936.23, por la reparación efectuada durante la emergencia sanitaria (julio de 2020) y un desembolso por S/2 543 550.00 en desmedro del patrimonio de la entidad, por la compra de oxígeno medicinal durante el período de inoperatividad de la planta generadora de oxígeno medicinal, afectando la transparencia, probidad y el correcto funcionamiento de la administración pública, así como, la calidad de vida y salud de los pacientes.

Según Contraloría, dicha situación se ha originado por el inadecuado cumplimiento de sus funciones por parte de los exdirectores Manuel Eduardo Vásquez Contreras (Gestión Regional de Víctor Noriega) Luis Yalta Ramírez y Manuel Isaac Pérez Kuga (Gestión Regional Bogarin) al no gestionar oportunamente la contratación del servicio para el mantenimiento de la planta generadora de oxígeno medicinal, asimismo, por el inadecuado cumplimiento de sus funciones por parte de los Directores de Planeamiento, Gestión Financiera y Administración. También, por el inadecuado cumplimiento de sus funciones por parte del responsable de los jefes de la Oficina de Logística.

De igual manera, por el inadecuado cumplimiento de sus funciones por parte de los Responsables de Adquisiciones del Área de Logística. Finalmente, por el inadecuado cumplimiento de sus funciones por parte del jefe de la Oficina de Asesoría Legal y Asesor Legal, no advirtió lo normado en la Ley de Contrataciones del Estado. A quienes se les atribuye responsabilidades penales y administrativas. Por: César Gonzaga

Fuente Diario Voces

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro + doce =

Translate »