Exfuncionarios de la municipalidad de Arequipa y empresarios fueron sentenciados por una de las obras simbólicas de la gestión de Alfredo Zegarra: el Palacio Metropolitano Mario Vargas Llosa.

El exgerente de Desarrollo Urbano, Carlos Moya, y el exsubgerente de Logística, Pedro Valdivia, recibieron una condena de 6 años. Eran acusados por la fiscalía de coludirse con la empresa Inmober SAC para comprar butacas que se colocaron en el auditorio. La adquisición tenía nombre propio. Se favoreció a la empresa que las alquiló, cuando lo ideal era convocar a un concurso para elegir la mejor propuesta.

También se sentenció a los empresarios Beatriz Titto y Juan Roque, beneficiados irregularmente con la compra.

La resolución fue emitida por el Primer Juzgado Unipersonal de la Corte Superior de Justicia de Arequipa. Puede ser apelada por los inculpados.

El exgerente municipal Óscar Carrillo estaba incluido en el proceso, por ser quien ordenó que se haga la compra. Sin embargo, fue absuelto por el juzgado.

Según la acusación fiscal, en agosto del 2012 se simuló la compra de butacas. Esa fecha se iba a inaugurar la obra, por lo que Carrillo ordenó que se alquilen unas butacas que luego fueron compradas a la misma empresa que prestó el servicio. No se cambiaron las sillas desde que las usaron para el alquiler.

Para que Inmober consiga el contrato se adecuó las bases del concurso público y se la favoreció irregularmente.

Fuente La República

Translate »