El control concurrente será una de las medidas a incorporar en las compras que realice la Policía Nacional, como parte de la lucha contra la corrupción y en el marco del proceso de fortalecimiento y modernización de la institución que lleva adelante el Ministerio del Interior, informó este martes el viceministro de Seguridad Pública, Nicolás Zevallos.

Indicó que el proceso de fortalecimiento y modernización de la PNP involucra no solo mejor infraestructura, tecnología y equipamiento, sino también el bienestar del personal policial y el acercamiento a la ciudadanía.

Pensado inicialmente para la Reconstrucción con Cambios en el norte, el control concurrente es un proceso aplicado por la Contraloría General de la República que busca acompañar al gestor público y alertar ante inminentes riesgos durante el proceso de compra, buscando agilizar la ejecución de los proyectos.

Zevallos ratificó que el grupo de trabajo que trazará las bases para ese objetivo tendrá lista la propuesta en febrero próximo, con base en seis ejes centrales: nuestra gente, nuestra infraestructura, nuestro equipamiento, nuestra tecnología, nuestra imagen y nuestra institucionalidad.

“El objetivo de este grupo de trabajo pasa por identificar prioridades dentro de estos aspectos y poder conducir una ruta ordenada hacia la modernización. La Policía Nacional tiene varios temas en agenda, que han sido postergados por mucho tiempo”, comentó el viceministro.

Más de 100 organizaciones participantes

Como parte de este proceso, recordó que se ha convocado a organizaciones de la sociedad civil para recoger sus propuestas y aportes, intercambiar información y construir de manera conjunta una mejor Policía al servicio de la ciudadanía.

“Abrimos una convocatoria pública y la respuesta ha sido bastante alentadora, con cerca de 100 organizaciones inscritas”, manifestó Zevallos.

Indicó, además, que las mejoras en la institución policial responden a un esfuerzo de Estado y contemplan un aspecto importante para su desempeño, como son los incentivos en materia educativa y de salud, esto último al estar la PNP en la primera línea de batalla contra el covid-19.

Asimismo, refirió que el Ministerio del Interior está implementando un plan descentralizado para la capacitación de instructores policiales en derechos humanos, conjuntamente con la Escuela Nacional de Formación Profesional Policial.

Zevallos consideró que es necesario que la ciudadanía comprenda y reconozca el trabajo de la PNP para identificar y capturar delincuentes, los cuales son puestos a disposición de las autoridades correspondientes, quienes se encargan de determinar su situación jurídica.

Fuente El Comercio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − 4 =

Translate »