La Municipalidad Distrital de Echarati, ubicada en la provincia de La Convención, es la comuna que más presupuesto anual tiene en la región Cusco durante los últimos años. Solo en 2017, de acuerdo al portal de Transparencia del Ministerio de Economía, el distrito cusqueño ha recibido más de S/ 250 millones.

El abundante presupuesto se debe al canon gasífero. Echarati es la localidad donde se ubica gran parte de las reservas gasíferas del país.

El presupuesto abultado, los últimos años, no fue bien usado por las autoridades que ha tenido Echarati. Por el contrario en parte fue desviado a actos de corrupción. Ello se refleja en  que los últimos tres alcaldes que tuvo este distrito son investigados.

Para el procurador municipal del distrito de Echarati, Humberto Romero Pacheco, el canon gasífero “ha prostituido a profesionales y autoridades”.

CORRUPCIÓN CAMPEA

El procurador Romero Pacheco es uno de los personajes que más sabe sobre la corrupción que hay en Echarati. Maneja una carga de  250 denuncias penales (155 casos presentó como procurador), que involucran a 800 personas, entre exalcaldes, funcionarios y empresarios por actos de corrupción.

Una de las últimas denuncias que presentó es contra el alcalde Raúl Morales, personaje que lo contrató en la comuna.

Romero denunció que unos 5 millones de soles del presupuesto del Programa de Psicología en colegios del distrito de Echarati, en los años 2015 y 2016, fueron a parar a manos un grupo de funcionarios. La Fiscalía determinó que también engrosó la billetera del alcalde. El dinero se pagó a empresas que no hicieron el trabajo en ninguna institución educativa. Un proyecto fantasma.

El 14 de noviembre pasado, Morales y Juan Carlos Flores Velásquez, Carlos Núñez Velasco, Dilmar Villena Morbeli, Walter Valer Figueroa, Otto Abarca y Jorge Luis Ardiles Espinoza fueron detenidos por la Policía y la Fiscalía. Hoy están con prisión preventiva. Se les atribuye los delitos de asociación ilícita para delinquir como organización criminal, peculado agravado y falsificación de documentos.

Gestiones enlodadas

El procurador también maneja procesos contra el exalcalde Elio Pro Herrera. Este asumió el cargo entre 2002-2011. Durante su gestión manejó casi 2 mil millones de soles de presupuesto. Hubo mucho hechos irregulares en su mandato. Dos de estos casos están a punto de sentarlo en el banquillo de los acusados.

Uno tiene que ver con el delito de negociación incompatible. El juicio empieza este lunes a las 14:30 horas en la Quinta Sala de la Corte Superior de Cusco.

Mientras que el 15 de diciembre arranca el juicio oral por peculado y colusión. Pro Herrera y sus funcionarios son acusados de haber depositado 20 millones de soles del prepuesto edil en una cuenta de una banco comercial. Debido a los movimientos que hicieron en esa cuenta, la comuna perdió casi S/ 2 millones.

Pro Herrera dejó la alcaldía en manos del ahora prófugo de la justicia José Ríos Álvarez involucrado en una treintena de procesos por corrupción. Este gobernó entre 2011 y 2014.

Ríos está en la clandestinidad desde 2016 cuando el Juzgado de Quillabamba dictó una orden de prisión preventiva en su contra. Hay una recompensa de 15 mil soles por su cabeza.

Entre los casos más sonados en los que está inmerso figura la compra de maquinaria a precio sobrevaluado. Se le atribuye delitos de colusión y peculado.

También debe responder por una obra fantasma. Ríos dijo que había construido un puente sobre el río Capishiru avaluado en 14 millones de soles. La obra nunca se hizo, pero se gastó el presupuesto supuestamente en cemento, ejecución de obra, compra de maquinaria, entre otros insumos.

Otro puente fantasma se “hizo” en la zona de Ivochote sobre el río Urubamba. Debía tener una extensión de 170 metros luz y su costo era de 37 millones de soles. De ese presupuesto se gastó 2 millones, pero no se hizo ningún trabajo.

En Ivochote también se inventó una obra de defensa ribereña. La gestión de Ríos adquirió mallas para sostener los gaviones por S/ 2 millones. No obstante, el 50% de la compra estaba en mal estado y no reunía los requisitos exigidos.

El colegio Ivochote se adjudicó al Consorcio Medio Urubamba en S/ 11 millones. La empresa apenas ejecutó el 20% de la obra, pero cobró más del 60% del presupuesto. “Se culminó con adicionales en esta gestión (de Raúl Morales)”, precisó Romero.

En la gestión de Morales hay 30 denuncias. En unos cuatro está inmerso el alcalde Raúl Morales -hoy preso en el penal de Quencoro- y tiene que ver con el caso del Proyecto de Psicología. Hay otros casos que tienen que ver con falsificación de boletas, entre otros. Durante casi una década en Echarati hubo una danza de millones y de actos de corrupción.

Fuente Diario Correo

Translate »