El Programa de Desarrollo Productivo Agrario Rural (Agro Rural), adscrito al Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri), tiene una empresa favorita a la que le compra semillas de pastos para el cultivo de alfalfa, entregándole casi todas las licitaciones.

Existe el caso de una empresa que obtuvo la buena pro de Agro Rural el 2019, la misma que meses después fue declarada desestimada sin una explicación convincente y generándole un perjuicio económico de US$ 800,000.

Todo indica que el ministro de Agricultura, Jorge Luis Montenegro Chavesta, se ha rodeado de gente que no ha respetado los procesos. Todo ello ha sido denunciado ante la Contraloría General de la República, la 37° Fiscalía Provincial Penal de Lima y el Tribunal de Contrataciones del Estado, por el delito de colusión.

Agro Rural viene comprando semillas por medio de licitaciones que se publican en el Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (SEACE), para ser donadas a los agricultores de la sierra sur del país. En el 2017 se destinó 10 millones 200 mil soles, en el 2018, 9 millones 340 mil soles y para el 2019, 14 millones 300 mil soles. Es decir, más de 33 millones 700 mil soles fueron presupuestados en los últimos tres años.

Lo increíble de estos procesos es que casi todas las compras fueron adjudicadas a favor de la empresa AGP SAC. Tal es así que en 2017 se le adjudicó 9 millones 500 mil soles, en el 2018 alrededor de 7 millones 300 mil soles y el 2019, más de 11 millones 400 mil soles, lo que da un total de 28 millones 200 mil soles.

Lo raro es que AGP SAC. no obtuvo la venia por no actualizar su Registro Nacional de Proveedores (RNP), requisito indispensable para este último proceso y debido a la necesidad de entregar las semillas, decidieron optar por la contratación directa, algo por lo menos raro.

Lo singular es que AGP SAC, el 2019 ya contaba con el stock solicitado en sus almacenes, desde antes que se convocaran los procesos, lo que demuestra que tenía la seguridad de ser la ganadora. Asimismo AGP SAC depende en más de un 80 % de las ventas al Estado.

Yaquelin Tovar Acuña, quien también se ha visto favorecida con varias adjudicaciones de Agro Rural, es prácticamente la misma empresa con AGP SAC, ya que ofertan el mismo producto y con total descaro, los documentos que presenta en su oferta son los mismos lotes importados que oferta AGP SAC. Es decir, los certificados y demás documentos que forman parte de la oferta de Yaquelin Tovar Acuña están a nombre de AGP SAC.

Con lo cual se demuestra que ambas empresas ofertan un mismo producto específico, con dos razones sociales distintas para asegurar su adjudicación, siendo finalmente un mismo postor, lo cual está prohibido por la Ley de Contrataciones del Estado y su Reglamento.

Mientras los agricultores esperan de brazos cruzados las semillas.

Fuente Diario Expreso

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + siete =

Translate »