El consultor internacional, David Fishcman, destacó el control concurrente que viene realizando la Contraloría General de la República, indicando que este procedimiento permite que los funcionarios o servidores públicos “caigan en la tentación de la corrupción”.

En ese sentido, resaltó el trabajo que cumple el organismo contralor en el fomento de la cultura de integridad en la función pública.

“El control concurrente permite que la Contraloría General de la República intervenga en los momentos de mayor debilidad de un proceso (de contratación) y permite que los funcionarios o servidores no caigan en la tentación de la corrupción”, manifestó sobre el modelo que se viene aplicando en las obras de la Reconstrucción con Cambios en las zonas afectadas por el fenómeno El Niño Costero.

Asimismo, el especialista en cultura empresarial y recursos humanos destacó que la ciudadanía haya expresado su preocupación y reclamo frente a los actos de corrupción ocurridos en el país, conocidos a raíz del caso Lava Jato.

En otro momento, afirmó que las personas deben aprender a vivir en base a los valores y advirtió que nuestro país está llegando recién al primer escalón en la cadena de moralidad donde las personas temen cometer actos incorrectos por las graves consecuencias.

Escala Moral

Consideró que en nuestro país se debe aplicar la Escala Moral del psicólogo Lawrence Kohlberg. Según este modelo, señaló, “el primer paso es cultivar el miedo a una conducta inmoral e incorrecta, como segundo paso propuso actuar en base a las buenas conductas porque buscan pertenecer a un grupo de personas correctas, es decir, por un deseo de pertenencia y, por último, se debe actuar en base a los cuestionamientos de las acciones”.

Siguiendo esta Escala Moral, dijo Fischman, el país recién está llegando al primer escalón en la cadena de moralidad porque en los últimos acontecimientos de corrupción se está viendo que hay consecuencias. En ese sentido, dijo que necesitamos instituciones serias y una Contraloría General fuerte para que las personas tengan miedo de actuar incorrectamente.

En esa línea, consideró que todo el sistema de lucha contra la corrupción debe reformularse, por ejemplo, el Poder Judicial que recibe diversas denuncias de la Contraloría, pero menos del 1% terminan en sentencia. “Debemos tener instituciones que funcionen adecuadamente y que generen consecuencias de los actos de corrupción. El tener miedo es el primer paso para empezar a vivir moralmente y de forma correcta”, señaló.

Estas declaraciones las formuló durante la Conferencia Magistral denominada “Los devastadores efectos de la corrupción ¿Cómo detectarla a tiempo?”, en el marco de la Conferencia Anual Internacional por la Integridad – CAII 2019, organizada por la Contraloría General.

Finalmente, consideró que la CAII 2019 es un magnífico espacio para abordar temas de corrupción y recomendó continuar con estos espacios de análisis sobre los nuevos enfoques y prácticas que se generan a nivel mundial en política anticorrupción y de integridad, a fin de desarrollar nuevas estrategias, cada vez más innovadoras, en la lucha contra la corrupción e inconducta funcional.

Fuente Andina

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

8 − tres =

Translate »