El Organismo Supervisor de la Inversión en Infraestructura de Transporte de Uso Público (Ositrán), incumplió su función de supervisar que el concesionario ejecute las labores de mantenimiento rutinario mensual al pavimento de la pista de aterrizaje del aeropuerto Inca Manco Cápac, de Juliaca, región Puno, que estuvo paralizado del 22 de mayo hasta el 19 de junio último por fallas técnicas.

Así lo informó la Contraloría General que precisó que de acuerdo al contrato de concesión, el pavimento de la pista de aterrizaje forma parte de la infraestructura aeroportuaria a la cual el concesionario está obligado a efectuar labores de mantenimiento rutinario de forma mensual con el fin de evitar fallas, garantizando su confiabilidad y efectividad, a efectos de atender adecuadamente el tráfico de pasajeros y de carga, en beneficio de los usuarios.

Estas labores de mantenimiento deben ser fiscalizadas por Ositrán, sin embargo, el Informe de Orientación de Oficio N° 4062-2022-CG/APP-SOO, alertó que para el periodo 2018 – 2022, el organismo supervisor dio conformidad al Plan Anual de Mantenimiento presentado por el concesionario permitiendo que se realicen  trabajos de mantenimiento rutinario al pavimento de la pista de aterrizaje en el aeropuerto de Juliaca de manera bianual solo dos veces al año, durante los meses de marzo y octubre, incumpliendo los términos del contrato de concesión que establece una periodicidad mensual para dichas labores por parte del concesionario, indica el informe.

La Contraloría sostiene que si bien Ositrán afirma que ha realizado una fiscalización técnica en forma mensual, sin embargo, la comisión de control “ha verificado que, en la mayoría de los informes remitidos por dicha entidad, no advierte el incumplimiento contractual del concesionario en el mantenimiento rutinario mensual al pavimento, lo cual contraviene su función supervisora”.

Asimismo, se observó que en las actas de inspección de Ositrán, existen 48 observaciones en la pista de aterrizaje referidas a fisuras, grietas, piel de cocodrilo, hundimiento, oquedades (huecos y baches) y desprendimientos de pavimento tanto flexible como rígido, que datan desde diciembre del 2017 al 16 de mayo del 2022 y que no han sido objeto de levantamiento por parte del concesionario.

El informe de control advirtió también que Ositrán no ha cumplido con retener el Pago por Mantenimiento y Operación (PAMO), ascendente a 3 millones 585,000 dólares, que es la retribución anual que se le abona al concesionario (en cuotas trimestrales) para retribuir -entre otros- las labores de mantenimiento rutinario, tal como dispone el contrato de concesión. Dicho pago está sujeto a la verificación de Ositran.

Además, en caso de incumplimiento de obligaciones contractuales por parte del concesionario, el Ositrán es la entidad competente para aplicar las penalidades previstas en el contrato de concesión. Al respecto, el informe de control alertó que durante el periodo 2018 – 2022, Ositrán no ha aplicado la penalidad al concesionario de 5,000 dólares por cada vez que se verifique el incumplimiento del mantenimiento rutinario o cuando existan retrasos al efectuar dichas labores,  lo cual evidencia deficiencias en el ejercicio de la función supervisora del Ositrán, pudiendo afectar la seguridad operacional y la continuidad de las actividades aeroportuarias en perjuicio de los usuarios del aeropuerto.

Inspección técnica

La Contraloría indicó que, durante la suspensión de operaciones en la pista de aterrizaje (que comprende una extensión de 4200 metros y 45 metros de ancho), ocurrida del 22 de mayo hasta el 19 de junio, personal de la Contraloría efectuó una visita de inspección al aeropuerto de Juliaca, conjuntamente con representantes de Ositrán y del concesionario, a efectos de verificar el estado del pavimento.

En dicha supervisión se constató la presencia de diversas fallas en el pavimento en toda la longitud del tercio central y tercio lateral derecho de la pista de aterrizaje, tales como: oquedades, desprendimientos, fisuras y piel de cocodrilo.

En dicha visita, el concesionario informó que viene realizando trabajos de bacheo profundo en un área aproximada de 6,500 metros cuadrados en el tercio central, los cuales serán presentados como labores de mantenimiento correctivo, así como trabajos de mantenimiento rutinario en 2600m2 en el tercio lateral derecho, en zonas identificadas como críticas por la Dirección General de Aeronáutica Civil del MTC.

Además, se evidenció presencia de fisuras en toda la longitud del tercio lateral izquierdo de la pista de aterrizaje, sin que el concesionario informara que ejecutaba trabajos de mantenimiento en este sector.

Por todo ello, el informe de control fue notificado a la presidencia de Ositrán para que se adopten las acciones preventivas y correctivas que correspondan, en el marco de sus respectivas competencias y obligaciones en la gestión institucional, con el fin de asegurar el logro de los objetivos del contrato de concesión.

Ositran debe comunicar al Órgano de Control Institucional (OCI) del Ositrán, en un plazo máximo de cinco días hábiles, las acciones preventivas o correctivas adoptadas o por adoptar, adjuntando la documentación de sustento respectiva.

También se notificó al Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC), en su calidad de concedente, para que adopte las medidas respectivas en el marco de sus competencias, a fin de asegurar la operación continua del aeropuerto de Juliaca, en cumplimiento de los estándares operacionales correspondientes, evitando nuevas afectaciones a los usuarios.

Fuente Andina

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

20 + diecinueve =

Translate »