En hecho insólito el Estado se saltaría a la garrocha la propia Ley de Contrataciones del Estado por medio del Decreto Legislativo 1444, dictado en setiembre pasado, cuyas disposiciones complementarias autorizan la compra por EsSalud y Cenares-MINSA a empresas extranjeras no domiciliadas en el Perú sin pretexto de “ventajas” en la transacción, dejando fuera las ofertas de empresas nacionales y extranjeras domiciliadas en el Perú.

Es necesario “defender el principio de trato igualitario y transparencia”,manifestó José Enrique Silva, presidente de la Asociación de Industrias Farmacéuticas Nacionales (Adifan).

Dijo que la norma “hace que proveedores del exterior que no ponen un sol en el Perú obtengan ventajas en las compras, que no se da a las empresas en el país”. Así, añadió “empresas no domiciliadas en Perú pueden venderle al Estado sin que sean fiscalizadas, sin un responsable legal y técnico domiciliado en el país”. Sostuvo que se está “comprando sin registro sanitario ni procesos de revisión, como si los controles que protegen a los pacientes fueran en vano”, aseveró.

Silva añadió que “se violan los principios de transparencia, imparcialidad y trato justo e igualitario en contra del proveedor domiciliado en el país favoreciendo a proveedores no domiciliados”, impidiendo que empresas nacionales y extranjeras domiciliadas concurran al mercado con propuestas que puedan competir.

Para Adifan, reiteró finalmente, “el DL 1444 perjudica a proveedores nacionales y extranjeros domiciliados en el Perú a quienes se elimina como competidores, puesto que la Ley de Contrataciones ya no tiene que cumplirse”, finalizó.

Fuente Diario Expreso

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × tres =

Translate »