Josefina Mimbela Otiniano fue designada directora del nuevo Hospital de Emergencia de Ate el 26 de marzo. En menos de una semana, el 1 de abril, fue destituida. La adquisición de 35 ventiladores de parte del Minsa para ese centro, según cuenta, motivó su salida. ¿Qué pasó?

Según narra en esta entrevista, se negó a la recepción de los equipos por una serie de irregularidades que incluían su alto precio, así como falta de documentos y de algunos accesorios. Iban a ser para los pacientes del COVID-19. Sostiene que el nuevo ministro de Salud, Víctor Zamora, no le dio ninguna explicación.

Varias denuncias apuntan a que los 35 ventiladores volumétricos de procedencia sueca que se adquirieron en marzo para el Hospital de Ate tienen un sobrecosto. ¿Son ciertas estas aseveraciones?

El 21 de marzo, lo recuerdo porque es mi cumpleaños, estábamos trabajando entre las 8 y 10 de la mañana. Entonces, llega un camión y cajas en las que presuntamente estaban los ventiladores. La verdad es que nos emocionamos. Sin embargo, nos llamó la atención que no llegó desde el almacén central del Ministerio de Salud, sino desde la Aduana o hasta el hospital. Bajó el encargado del área de Logística, Raúl Chuquivilca, y solicitó los documentos necesarios. Sorpresivamente, la empresa no los tenía. Allí nos preguntamos cómo vamos a recepcionar algo que no tenía especificaciones.

¿No llegó con los equipos personal del Minsa para verificar la entrega de las máquinas al hospital?

Ellos vinieron después de que los equipos llegaron. Sin embargo, nosotros dijimos que no íbamos a recepcionar la entrega si no sabíamos qué había en las cajas herméticas. Entonces, el personal del Minsa empieza a hacer varias llamadas. Luego llegaron algunos documentos y especificaciones técnicas y sacaron uno de los ventiladores como muestra, para equiparlo con los accesorios. Lo que nosotros vimos era que estaban incompletos. Faltaban accesorios como tubos corrugados y brazos. También vimos que las unidades no eran compatibles con el enchufe del hospital. Los del Minsa seguían discutiendo sobre la recepción de los equipos. Decidimos retirarnos y dijimos que no firmaríamos nada, (dejamos) que ellos se pongan de acuerdo porque la compra la hizo el ministerio.

¿Pero tenemos entendido que existe un acta de recepción?

Eso ocurre por la noche. Es decir, firman un acta de recepción con un representante del Minsa. El ingeniero Jhoel Párraga, del hospital, hizo hincapié en que hacían falta varios accesorios y un representante de Trademedic. Vimos el precio de los ventiladores y nos sorprendió que era bien alto porque en años anteriores los precios eran más bajos y distaban mucho del precio de esta adquisición. Era irregular. No podíamos aceptar algo que no tuviese términos legales porque normalmente sí los tienen.

¿Quién cree que podría estar detrás de estas compras, presuntamente, elevadas?

La Fiscalía y la Contraloría son las que deben determinar cuáles son las personas responsables de esto. No se pueden dar estos saltos tan altos de precio, recuerde que para comprar uno tiene que tener varios proveedores. No es que solo exista uno, al menos tener dos o tres para decidir por el precio más económico; esto no es un monopolio, así lo determina la ley de contrataciones. Todo esto se verá en las investigaciones.

También supimos que, sorpresivamente, hubo movimientos en la dirección del hospital. Usted estuvo seis días en el cargo y luego renunció…

Le recuerdo que no es que yo haya renunciado, a mí me retiraron del cargo. Eso que quede claro.

¿Sin ninguna explicación?

Así es.

¿No recibió alguna explicación del ministro Víctor Zamora o, al menos, de un representante del Minsa?

No, para nada, no me escucharon. El ministro de Salud tampoco me llamó para pedirme explicaciones de por qué no recibí estos ventiladores.

¿Cree que negarse a firmar el acta de recepción como máxima representante del hospital fue la gota que derramó el vaso de su despido?

Sí, pero pasaron otras cosas. El 26 de marzo fui designada como la directora del Hospital de Emergencia de Ate y el primero de abril ya no lo era. O sea, viene esto de los ventiladores que nosotros advertimos y también la intención de querer imponer un nuevo equipo de personas desconocidas dentro de mi grupo de gestión, a lo cual me negué. Luego, me despiden.

¿Por qué motivos se negó?

No conocía a quiénes conformaban al nuevo grupo. Sí conocía a las personas de mi grupo y sé cómo trabajan. Un director tiene que trabajar con su gente de confianza. Y con esa gente vengo trabajando desde que dirigí el otro hospital de Vitarte. Esas cosas han sumado y después vino lo que todos conocemos (mi destitución).

¿Ha detectado otros accesorios, maquinarias o medicamentos con sobrecostos?

Sí. Días antes de mi salida, nos dijeron que estábamos muy lentos en el accionar y necesitábamos ir más rápido. Trajeron ayuda de logísticos de otros hospitales y comenzaron a emitir solicitudes para que traigan medicamentos solamente con carta, y eso está prohibido. Hay una serie de medicamentos que debemos tener en stock. Los pedidos de medicamos los emitieron rápidamente y descubrimos que lo adquirían con carta, no con orden oficial, que es usualmente el trámite que se realiza. Todo era informal. Nos dimos cuenta que, por ejemplo, medicamentos como beclometasona en frasco, que está a S/6.99 se estaba cotizando a S/15.19. Hay pacientes que necesitan cuatro hasta cinco de estos medicamentos. También hallamos que la dextrosa, al 33%, que es inyectable, normalmente en nuestro histórico estaba en 40 céntimos y nos estaban dando la buena pro en 1.95 soles.

¿Quién envió a estas personas?

El doctor Juan Carlos Noguera era quien trajo al aparato logístico para ayudar. Supongo que es por el estado de emergencia que querían sacar inmediatamente los medicamentos, pero hay cosas que no debemos hacer porque cuando termine todo esto, vendrá la Contraloría y verán cuáles son los trámites que nosotros hemos hecho. Los trámites que hacían ellos eran incompletos. Sin embargo, no pasó a mayores porque cuando nos dimos cuenta ya no lo compramos.

¿Cree ser incómoda para el Gobierno?

Sí. Creo que las cosas se dieron por eso mismo.

Perfil

Josefina Emperatriz Mimbela Otiniano, médico

Fue directora general del nuevo Hospital de Emergencia de Ate. Se desempeñó como jefa de epidemiología en el mismo nosocomio. Fue doctora del Hospital de Vitarte por más de un año.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro + dieciseis =

Translate »