Durante la tercera gestión (2014-2018) de Luis Castañeda Lossio en la Municipalidad de Lima firmó contrato con la empresa brasileña OAS para autorizar la ejecución del proyecto bypass de 28 de julio y la alameda de la misma avenida por 53 millones 688 mil 541.16 dólares, incluido IGV. Ambas con el nombre de “Paso Inferior 28 de Julio” y “Plaza Nueva”, respectivamente.

El último informe N° 303-2017-CG/MPROY-AC recogido por el Ministerio Público y presentado por la Contraloría General de la República sostuvo que el exalcalde desembolsó 7,451,291.41 millones de dólares más al presupuesto determinado.

Frente a ello, el exregidor metropolitano de Lima Hernán Nuñez sostuvo para el diario La República que fue “el bypass más caro del Perú. Lo que hizo Andrade en la vía expresa de Javier Prado fue mucho más barato”.

El expediente señala que la Municipalidad aprobó un presupuesto de obra sin antes asegurarse que las partidas, precios unitarios, jornales, gastos generales sean adecuados al tipo de obra que se ejecutó.

“Hubo estudios del proyecto, diseños a los que sí tuve acceso, por ejemplo, para pedir permiso al ministerio de Economía y Finanzas se mandaron dos diseños distintos. Bien diferentes, pero costaban igual. Ahí también sacamos que la alameda en papel tenía muchos más componentes que los que en realidad hicieron. Pusieron cuatro palmeras y una pileta. Habían comprometidas más cosas, pero mantuvieron el costo”, declaró Nuñez.

Asimismo, la Contraloría señala que el byspass en la avenida 28 de julio y la alameda se realizaron de manera irregular, en vez de la ejecución del proyecto Río Verde donde se contrató un fideicomiso por 74 millones 500 mil dólares, por lo cual el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) tuvo que modificar el contrato.

“El excedente de la obra probablemente se repartía entre OAS y Castañeda”

Para poner en marcha el proyecto OAS, la empresa a cargo OAS, la cual es investigada por vínculos de corrupción, supervisó “el plano de especies arbustivas” y solicitó el estudio de “conteo de volúmenes vehiculares” como parte de la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto bypass. Todo esto en diciembre del 2014, cuando Susana Villarán aún no terminaba su mandato.

El exregidor señaló que esta acción evidencia “el especial apuro de poner el proyecto en marcha. Querían desfinanciar como sea Río Verde”. Asimismo, declaró que los propósitos fueron “usar esos recursos rápidamente en obras con sobrecostos”.

“Es posible que sea parte del acuerdo con OAS como parte de los aportes de campaña. La concesión hacía obras más baratas y el excedente, posiblemente se repartía entre la empresa, Castañeda y su combo”, aclaró Herán Nuñez y agregó que la orden de prisión preventiva para el exburgomaestre es un mensaje simbólico “la justicia por fin alcanza para alguien que parecía intocable”.

El sobrecosto es tres veces mayor al del mercado nacional

En cuanto a los sobrecostos para el proyecto, solicitaron el cierre de los grifos “Piki”y “Kikito”, ubicados en las avenidas 28 de julio, República de Chile y Arequipa. Para esto se necesitaba el cierre y retiro de tanques de combustible (cuatro de Piki y tres de Kikito). A pesar de no tener permiso del Ministerio de Energía y Minas fue ejecutado.

La cotización de este trabajo que la Municipalidad presentó al Ministerio en junio del 2015 planteó la suma de 127 mil 829 soles.

No obstante, el presupuesto del contrato de la obra firmado el 15 de marzo del 2015 por la Gerencia de Promoción de la municipalidad de Lima y OAS era de 427 mil 462 dólares. La diferencia, con el cambio actual del dólar 3.34, es de 1 millón 427 mil 723.08 soles. Cerca de 10 veces más que el costo de la Municipalidad.

Lo mismo pasó con el cerco perimétrico con el que tenían cerrada la obra. Era un cerco de metal de 1,864 metros de longitud, con planchas acanaladas de 2.70 metros de altura. 303 dólares por metro lineal. La instalación costó 564 mil 792 de dólares.

La instalación de cerco de metal por metro lineal, según otra empresa nacional cuesta 330 soles por metro lineal. Lo que significa que OAS cobró cerca de dos veces más de lo que costaría normalmente.

El sembrado y suministro de césped americano fue presupuestado en 18 mil 043 dólares por 1,334.6 metros cuadrados. El metro cuadrado se determinó en 13.52 dólares. Al preguntar a otra empresa nacional sostuvieron que el costo es de 29 soles por el mismo concepto.

Mientras que el pintado de sardineles a 7 mil 358 dólares. Es decir, 14.35 dólares por 512.82 metros. Cuando en realidad el precio es de 15 soles, según empresas nacionales de construcción.

Efectivamente, el bypass más caro del Perú.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

quince − cuatro =

Translate »