Lima. A diez minutos en auto desde la planta de Gloria, uno de los principales grupos económicos del Perú dedicado a la producción de alimentos, hay un predio de 5.000 metros cuadrados de paredes blancas y puertas azules de metal que es compartido por dos empresas dedicadas a la venta de leche. Por un lado, funciona el depósito de Distribuidora de Productos Andinos (DPA), compañía fundada en 2012 por Félix Gutiérrez Sánchez cuando tenía 23 años. Por el otro, está uno de los locales de NIISA Corporation, la principal proveedora del Programa del Vaso de Leche y una de las 50 compañías más importantes de la industria alimentaria en el Perú, con ingresos anuales que superaron los US$22 millones en 2015.

Los vínculos entre DPA y NIISA Corporation van más allá del uso del mismo terreno. El fundador de la primera, Félix Gutiérrez, es sobrino político del presidente del directorio de NIISA Corporation, Rodrigo Ponce Chamorro (62). Además, DPA tiene como domicilio fiscal un inmueble ubicado en El Agustino, cuya propiedad es compartida entre el mismo Ponce Chamorro, su esposa Gladys Gutiérrez y los hermanos de ella.

Ojo-publico.com -en el marco de una investigación transfronteriza liderada por la Red de Periodismo de América Latina por la Transparencia y la Anticorrupción, integrada por seis medios de la región- identificó que a pesar de estos vínculos ambas empresas se presentaron durante el año 2017 como únicos competidores en nueve procesos de selección para contratar con el Estado peruano.

En todos estos casos, NIISA Corporation fue elegida para vender alimentos al Programa del Vaso de Leche (PVL) por un valor de US$1.2 millones. La Ley de Contrataciones con el Estado prohíbe desde abril de 2017 que los integrantes de un mismo grupo compitan entre sí por contratos públicos.

El análisis de cientos de contrataciones por parte de Ojo-Publico.com revela que los millonarios contratos adjudicados a NIISA, cuyo gerente es actualmente Martín Alfaro Barreto (56), y las empresas relacionadas a esta contienen características que la Contraloría General de la República y el Banco Mundial advierten como perjudiciales y de riesgo de corrupción: procesos de selección poco competitivos, empresas vinculadas entre sí como únicos postores en un mismo concurso, e investigaciones por colusión desde el 2011 en el Ministerio Público y la Procuraduría Anticorrupción.

Los vínculos de NIISA Corporation

Además de los vínculos con DPA, la empresa NIISA Corporation está relacionada a una segunda compañía. Los hijos del presidente del directorio de NIISA, los hermanos Gladys (29), Anthony (31) y Moisés Ponce Gutiérrez (33), aparecen como fundadores de Negocios, Innovaciones e Ingeniería.

Estas dos últimas compañías han vendido 76 millones de latas y bolsas de leche a 84 municipalidades de 14 regiones del Perú, a un promedio de US$ 0,91 por unidad. Los datos analizados del Organismo Supervisor de las Contrataciones con el Estado (OSCE) mencionan que estas empresas ubicadas en Lima venden leche a municipalidades de las provincias de Huanta en el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), y de San Antonio de Putina en la selva de Puno, entre otras.

El total de los contratos adjudicados a ambas empresas durante los últimos 4 años (febrero de 2015 y diciembre de 2018) superan los US$70 millones, que representa cerca de la cuarta parte (18%) de las compras del programa.

En los últimos cuatro años, NIISA Corporation y Negocios, Innovaciones e Ingeniería vendieron más de 28 millones de litros de leche al programa social. Casi la totalidad de esta cantidad (98,3%) corresponde a marcas del Grupo Gloria, de propiedad de los hermanos peruanos Jorge y Vito Rodríguez Rodríguez, según información oficial entregada por la Contraloría General de la República.

El mismo escenario ocurre con las empresas Soluciones Alimenticias (82,3%), Comercializadora Ricolac (99,4%) y Fouscas Trading (99,5%), que se ubican entre las 10 principales proveedoras del PVL y que venden sobre todo leche de la marca Gloria.

La Ley de Contrataciones prohíbe que los integrantes de un grupo económico participen de un mismo procedimiento de selección.

Para esta investigación, Ojo-Publico.com analizó todas las compras del Programa del Vaso de Leche registradas por 614 empresas en el OSCE y la información entregada por Contraloría, aunque incompleta. El análisis preliminar identificó que el 50% de toda la leche vendida entre enero de 2015 y junio de 2018 son de las marcas del Grupo Gloria.

El Programa del Vaso de Leche -creado en 1984 por el entonces alcalde de Lima, Alfonso Barrantes Lingán, y extendido a nivel nacional un año después- busca asegurar el consumo diario de 250 centímetros cúbicos de leche por niños de entre cero y seis años, y madres gestantes y en periodo de lactancia. Los beneficiarios del programa alcanzaron, según cifras oficiales, los 1,5 millones de personas en el segundo semestre de 2018.

Procesos poco competitivos

Ojo-Publico.com determinó que la modalidad de contratación más frecuente de NIISA Corporation y Negocios Innovaciones e Ingeniería para la venta de leche son los concursos públicos. Sin embargo, en el 90% de estos casos (221 contratos), no hubo competencia: fueron postores únicos -de forma individual y en consorcio- en compras del PVL en US$66 millones.

NIISA Corporation solo compitió contra un postor adicional en 25 licitaciones a nivel nacional, entre los años 2015 y 2018. Entre sus únicos 15 competidores en los últimos cuatro años resalta Distribuidora de Productos Andinos, cuyo gerente y locales están vinculados a la familia Ponce. Esta compañía perdió en los únicos nueve procesos que compitió contra NIISA Corporation convocados por seis municipalidades provinciales (Huaraz, Jauja, Huanta, Morropón, Trujillo y Recuay) y tres distritales (El Tambo, Villa Rica y José Leonardo Ortíz).

La Ley de Contrataciones prohíbe que los integrantes de un grupo económico participen de un mismo procedimiento de selección. “Grupo Económico es el conjunto de entidades (…) conformadas por al menos dos entidades, cuando alguna de ellas ejerce el control sobre las demás, o cuando el control sobre las entidades corresponde a una o varias personas naturales que actúan como unidad de decisión”, precisa el Reglamento de Propiedad Indirecta, Vinculación y Grupo Económico de la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV).

De otro lado, en el 3% (17 contratos) de los procesos adjudicados -y a pesar de las advertencias del Banco Mundial y la Contraloría peruana- un total de 14 municipios distritales y provinciales eligieron de manera directa a NIISA Corporation para comprar más de 1.6 millones de latas y bolsas de leche por un valor de US$1.4 millones.

La Ley de Contrataciones del Estado precisa que, entre otras causales, se puede prescindir de la convocatoria de un concurso público solo ante la “ausencia inminente” de un bien por una “situación extraordinaria e imprevisible”. Sin embargo, 14 municipalidades recurrieron a las modalidades de ‘exoneración’ y ‘contratación directa’ para elegir sin concurso de por medio a NIISA Corporation como proveedora del PVL. En todos los casos argumentaron “desabastecimiento inminente”, según los informes técnicos y legales oficiales revisados.

El “desabastecimiento inminente” fue ocasionado, según las autoridades ediles, por errores en el sistema de contrataciones al momento de declarar desierta una licitación pública, por el Estado de Emergencia por el Niño Costero de 2017, demoras en el proceso de contratación, responsabilidad de las gestiones anteriores, e incluso porque el Comité de Selección consignó “erróneamente los ítems al revés” en las bases administrativas.

“Entre los elementos que contribuyen a las adquisiciones no competitivas se puede mencionar (…) el uso desmedido de las compras directas”, advirtió el Banco Mundial en 2010 en su evaluación del proceso de contrataciones del Programa del Vaso de Leche en el Perú. Dos años después la Contraloría alertó que “la participación de pocos proveedores” influye negativamente en los precios y calidad de la leche adquirida.

Investigados por corrupción

Durante 15 años, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) destinó alrededor de US$113 millones al Programa del Vaso de Leche en el Perú para que sean administrados por las municipalidades distritales y provinciales. El año pasado el Estado peruano aumentó este monto en US$2.8 millones.

Son estas municipalidades las que convocan a un proceso de selección para elegir a los proveedores. Los insumos comprados por cada municipalidad son luego entregados al beneficiario final por los distintos Comités en cada jurisdicción, que son conformados por madres de familia. Desde el año 2000 los órganos de control han identificado irregularidades dentro de estos procesos y NIISA Corporation ha sido investigada en varios momentos.

Los archivos del Poder Judicial en Lima revelan que el actual gerente de la empresa, Martín Alfaro Barreto (56), y funcionarios de las municipalidades de Lima Norte fueron investigados el 2011 por el delito de colusión luego de presuntamente favorecer a la compañía como proveedora en el Programa del Vaso de Leche. Sin embargo, en junio de 2015, Alfaro Barreto y otros nueve procesados fueron absueltos. Ojo-Publico.com ha identificado que el gerente de NIISA registra investigaciones fiscales en Lima Sur y las regiones de Callao y Áncash.

La Contraloría General de la República -encargada desde 1996 de supervisar la compra de leche en este programa de asistencia social- publica informes en base a los reportes enviados por las propias autoridades municipales, que incluye detalles sobre la ejecución presupuestal, los proveedores, las raciones distribuidas, los beneficiarios atendidos y las labores de control preventivo.

Sin embargo, el último informe de la Contraloría fue publicado en 2013 y solo analiza información del año 2011. Consultado por Ojo-Publico.com, el área de prensa de esta entidad aseguró que han planificado realizar recién otro “en el segundo semestre de 2019, correspondiente al periodo 2018”.

Familia lechera

La historia empresarial de las compañías gerenciadas por Martín Alfaro y la familia Ponce comenzó en 1983, con la fundación de la empresa NIISA Inmobiliaria y Bienes Raíces por parte del empresario huancaíno Moisés Ponce Yacolca (88). Esta empresa está dedicada a la construcción de edificios y no registra contratos con el Estado peruano. La bonanza como proveedores estatales comenzó en 2001, con la fundación de NIISA Corporation por Alfaro Barreto.

De otro lado, la fundación de Negocios, Innovaciones e Ingeniería ocurrió en 2015, tres meses después de que el Poder Judicial absolvió a Alfaro Barreto de la acusación por corrupción como gerente general de NIISA Corporation. Ambas empresas comparten en la actualidad el local en la calle René Descartes 121 en Ate.

Luego de analizar una base de datos de contrataciones construida para esta investigación, Ojo-Publico.com identificó a NIISA Corporation y Negocios, Innovaciones e Ingeniería como las compañías que ocupan el primer y tercer lugar en el ránking de las principales proveedoras del Programa del Vaso de Leche, entre los años 2015 y 2018, respectivamente.

Además de competir de manera individual, NIISA Corporation y la empresa Negocios, Innovaciones e Ingeniería se han adjudicado 39 contratos presentándose en siete ocasiones como consorcios, por un total de US$21 millones. De estos, resalta la sociedad denominada Consorcio Estrella del Centro, que registra ventas de leche por más de US$9.9 millones a las municipalidades de Pichanaki y San Pedro de Cajas en Junín, Casma en Áncash y de los distritos de Independencia, Puente Piedra y San Juan de Lurigancho en Lima, entre otras.

Respuesta de NIISA

El gerente de NIISA Corporation, Martín Alfaro, envió sus respuestas a un detallado cuestionario enviado por Ojo-Publico.com a través de una carta notarial. En esta sostiene que tienen el derecho a mantener “la reserva de nuestras operaciones económicas y alianzas comerciales del mismo grupo económico”, incluida información sobre “clientes, productos vendidos, montos y años”.

Alfaro Barreto negó toda relación corporativa con el Grupo Gloria, la principal marca comprada por los proveedores del Programa del Vaso de Leche. “Distribuimos algunos de sus productos si una entidad del Estado lo requiere, como también distribuimos productos de otros grupos económicos”, se lee en la carta.

Durante esta investigación, Ojo-Publico.com determinó que, entre los años 2015 y 2018, los productos lácteos de NIISA Corporation y las empresas vinculadas son casi en su totalidad (98,3%) marcas del Grupo Gloria. La Ley de Contrataciones con el Estado prohíbe la referencia, entre otros, “a marcas (…) o a un origen o una producción determinados con la finalidad de favorecer (…) ciertos proveedores o ciertos productos” en los requerimientos de un proceso de selección.

En un documento académico elaborado por uno de los directores de NIISA Corporation se hace referencia al vínculo de esta con Gloria. La tesis de titulación elaborada en 2017 por Moisés Aaron Ponce Gutiérrez (33) en la Universidad San Ignacio de Loyola señala que NIISA Corporation cuenta entre sus fortalezas una “distribución y entrega oportuna de sus productos gracias a su logística y a la alianza comercial que tiene con Gloria S.A.”. Ponce Gutiérrez es director de esta empresa desde 2016.

Sobre los contratos adjudicados a NIISA Corporation en procesos poco competitivos, Alfaro Barreto afirmó que su empresa “no determina el tipo de proceso que elige la entidad del Estado para adquirir sus productos”. Esta compañía, según precisa la carta enviada el pasado 10 de agosto, se sujeta “a las reglas y condiciones que las entidades establezcan en las bases y especificaciones técnicas” de cada procedimiento de selección.

Sobre las investigaciones fiscales y procesos judiciales por los presuntos actos de corrupción, que incluyeron en su momento a Alfaro Barreto y a NIISA Corporation, el representante de la empresa respondió que “estamos sujetos a controles y denuncias, algunas de ellas por parte interesada”. El gerente general agregó que los procesos aludidos fueron archivados y que no registra sanción ante la autoridad de contrataciones.

Finalmente, Alfaro Barreto advirtió en su carta que NIISA Corporation se reserva “el derecho de iniciar acciones legales” en caso nuestra investigación “no se ajuste a la verdad y nos cause algún tipo de agravio”. Ojo-Publico.com también envió un detallado cuestionario al Grupo Gloria, pero hasta el cierre de edición no hubo respuesta.

* Esta historia forma parte de la investigación regional “La leche prometida”, liderada por la Red de Periodistas de América Latina para la Transparencia y la Anticorrupción (Red PALTA), impulsada por Ojo-publico.com de Perú, La Diaria de Uruguay, El Faro de El Salvador, Datasketch de Colombia, La Nación de Argentina, PODER de Mexico y OjoConMiPisto de Guatemala.

Fuente Ojo Público

Una Respuesta

  1. Alberto

    Sobre el programa del vaso de leche, siempre van a ganar los mismo, empezando en la lata debe decir programa social, para evitar que los funcionarios del programa o las madres responsables, no se roben el producto, Gloria es la única empresa que graba en la lata la frase, ademas lograron que el registro sanitario diga leche evaporada para programa social, entonces cuando otro Provedor oferta tiene que ser con copia del registro sanitario, los comités de selección no permiten que sea el impreso del la página de DIGESA, a pesar que DIGESA dice que estos registros tienen validez, súmale que los comités solicitan carta de autorización para uso de documentos, o declaración jurada indicando que tienes autorización para usar documentos, si lograras ganar la fábrica o sus distribuidores te veden el producto demasiado caro, para desanimarte a que te presentes, también piden otros documentos que solo los tiene la fábrica ósea gloria, documentos muchas veces repetitivos para demostrar una especificación o carasteristica del producto.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 1 =

Translate »