El 12 de julio de 2012 la Municipalidad Distrital de Alto Selva Alegre adquirió un sistema de videovigilancia que tuvo serias observaciones de parte de la Contraloría General de la República y el Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado.

Esta adquisición mantiene desde entonces al alcalde distrital Omar Candia en el banquillo de los acusados por, presuntamente, favorecer a la empresa ganadora de esta compra.

Aunada a esta presunta irregularidad hoy salen nuevas pruebas que comprobarían que se destinó más de S/ 500 mil para contratar el servicio de mantenimiento de las cámaras, a pesar de que estas tenían garantía hasta el 2019.

Según el contrato que la municipalidad de Alto Selva Alegre firmó con el consorcio Soluciones Andina en febrero del 2012, la comuna podía rescindir el contrato en caso de encontrar defectos de fábrica en los equipos durante un plazo de 7 años; es decir, una garantía hasta el 2019.

Sin embargo, en julio de 2015, un día después de que Contraloría verificara que 18 de las cámaras adquiridas no funcionaban, la comuna contrató un servicio de mantenimiento valorizado en 548 mil soles.

Según un informe de la Contraloría, el supervisor de seguridad Julio Salinas informó el 23 de octubre del 2012 que los 18 equipos estaban inoperativos; es decir, estuvieron así alrededor de 3 años. Además, la Contraloría descubrió que faltaban pozos a tierra y licencias en las computadoras de operación.

¿Por qué Candia no reclamó la garantía o en todo caso rescindió el contrato con la empresa? ¿Por qué en vez de ello contrató un servicio de mantenimiento de medio millón de soles?

Según Omar Candia Aguilar la garantía de la empresa no cubre el mantenimiento y reconoció que este no se dio durante casi 3 años por las observaciones realizadas.

“La garantía te cubre errores de fabricación. El fabricante de las cámaras establecía que cada 6 meses debía hacerse mantenimiento, pero no lo hicimos hasta agosto del 2016 por el proceso que teníamos en medio”.

Fuente Exitosa

Translate »