La compañía china Sinohydro Corporation efectivamente ofertó la mascarilla de protección tipo N95 a 16.52 soles por unidad, una diferencia de 3.08 soles respecto al producto que compró el Ministerio de Salud por 19.60 soles a la empresa PMI Médica.

El Minsa por intermedio del Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos en Salud (CENARES), compró 1 millón 257 mil 900 mascarillas por 24.6 millones de soles, lo que representaría un sobrecosto de 4.3 millones de soles, según un informe de la Contraloría General de la República.

Mediante un informe dirigido al titular del CENARES, Felipe Carrasco Retamozo, la ejecutiva adjunta del organismo, Virna Jiménez Estrada, justificó haber pagado un mayor precio porque la empresa que fue contratada no solicitaba el pago del 100% del costo y entregaba el producto en un plazo razonable.

El documento de CENARES representa un giro del Ministerio de Salud que en sus cuentas oficiales de Facebook y Twitter desmintió la veracidad de la orden de compra a nombre de la empresa PMI Médica, en la que se indicaba la adquisición de 1.2 millones de mascarillas por 24.6 millones de soles.

Pero lo más relevante es que CENARES admite que el representante en el Perú de Sinohydro Corporation, Huang Huayi, cotizó la mascarilla en US$ 4.59 (16.52 soles al cambio del día), casi un dólar de diferencia respecto el producto comprado a PMI Médica: 19.60 soles.

No es solo cosa de números

En un documento que en todo momento descalifica la oferta de Sinohydro, la funcionaria de CENARES sostiene que la compañía reclamaba el 100% de adelanto como condición para cerrar un trato.

“No es legalmente posible efectuar un adelanto de 100%”, señala la funcionaria en su informe: “El proveedor (Sinohydro) pretendía exigir condiciones al CENARES que se encuentran fuera del marco normativo aplicable y por lo tanto no resultaban admisibles”, señala.

En ninguna parte del informe se toma en cuenta que la corporación de China ofertó un bajo costo por las mascarillas porque trabaja con las fábricas estatales de ese país, a diferencia de PMI Médica que es una empresa intermediaria que obtiene mejores comisiones en tanto más caro vende el producto.

Si bien Sinohydro Corporation es conocida por pertenecer al rubro de la construcción, su plataforma es usada por el gobierno chino para introducir sus productos a precios competitivos.

Sin embargo, CENARES arguye que descalificó la propuesta de Sinohydro porque la ley no permite pagarle un adelanto del 100%.

La afirmación es discutible. Según el artículo 39 del Texto Único Modificado de la Ley 30225 del Organismo Superior de Contrataciones del Estado y el reglamento respectivo, es procedente el pago por adelantado del 100% dependiendo las condiciones del mercado. CENARES señala que solo es posible por ley adelantar el 30%, pero que es usual en obras públicas.

Oportunidad, no el precio

Según el informe de CENARES, la Contraloría solo se ha fijado en el precio del producto, “y no en la justificación en relación a la oportunidad de adquisición”.

Efectivamente, no obstante que la funcionaria de CENARES reconoce que no se le informó oportunamente al Órgano de Control Institucional (OCI) -cuya función es fiscalizar la compra- sobre el proceso de adquisición de las mascarillas, reafirmó que se escogió a PMI Médica porque ofrecía la mejor oportunidad. Por eso se pagó lo que se pagó.

En relación a por qué Sinohydro Corporation no fue comprendida entre las empresas para que presentara su oferta, CENARES lo atribuye a que la compañía china aparece en el rubro de construcción y no de productos médicos.

“Es importante resaltar que la empresa Sinohydro Corporation no fue incorporada en la convocatoria masiva debido a que no pertenece al rubro de comercialización de bienes de uso en salud pública”, señala la funcionaria de CENARES.

Con el mismo criterio podría haber llamado la atención de los responsables de CENARES que la empresa PMI Médica fue constituida por Pablo Ontaneda de la Puente y María Buezo de Manzanedo el 21 de mayo de 2013 con un simple capital de 1,000 soles. Y que acababan de otorgarle la buena pro por 24.6 millones de soles.

Sin embargo, según interpretación del Minsa, no era posible aceptar la propuesta china de adquirir pagando el adelanto del 100% porque había otras propuestas que no lo hacían.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

8 − tres =

Translate »