Ante las denuncias públicas efectuadas semanas atrás por autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) sobre indicios de una supuesta concertación de precios de medicamentos, la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos Latinoamericanos (Alafal) considera positivo que estas prácticas ilegales sean investigadas por el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi).

Este organismo debe efectuar las respectivas indagaciones para esclarecer esta denuncia y, en caso de encontrar responsabilidades, presentar denuncias o promover sanciones formales en contra de los implicados.

La denuncia apunta a la existencia de indicios de una concertación de precios de los medicamentos que se ofrecen al Estado (por medio del Ministerio de Salud, Essalud y las sanidades de la Policía y de las Fuerzas Armadas), en la que estarían implicadas empresas nacionales.

Es deseable que las investigaciones se desarrollen con la necesaria premura para detectar estas prácticas que, de haberlas, no son comunes en las empresas farmacéuticas, como las agremiadas en Alafal, las cuales apostamos por una sana competencia, tanto en las compras institucionales del Estado como en el sector privado.

El Estado tiene la responsabilidad de fomentar la libre competencia en las compras institucionales, como mecanismo para que la población tenga al alcance medicamentos de precios accesibles y calidad garantizada en los cerca de 8,000 puntos de venta que tiene el Ministerio de Salud a escala nacional.

Para ello, debe efectuar las compras corporativas en forma inteligente, a fin de que la población adquiera medicamentos genéricos de calidad en las farmacias de los hospitales públicos. Así mejoraremos el acceso de la comunidad a las medicinas.

Asimismo, la autoridad competente en el tema de medicamentos (Digemid, del Ministerio de Salud) debe vigilar y garantizar el no cambio de la receta médica en los puntos de venta final de los fármacos (farmacias y boticas), ya que este cambio puede obedecer a razones de negocio del punto de venta y no a las necesidades terapéuticas de los pacientes, los cuales fueron evaluados por sus médicos, por lo que con este cambio no se estaría respetando las prescripciones para recuperar su salud.

Es necesario fortalecer el Reglamento de Intercambiabilidad de Medicamentos, publicado en setiembre último. Los gremios solicitaron su suspensión hasta que se convoque a los gremios farmacéuticos con la finalidad de establecer las fechas de adecuación al reglamento por dichas empresas, lo que permitirá garantizar un adecuado sustituto o alternativas a los fármacos prescritos por el médico y que pueden no hallarse en los puntos de venta.

Fuente El Peruano

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

17 + 5 =

Translate »