Más de treinta millones de soles en infraestructura de saneamiento está inoperativa en el distrito de Marcavelica, en la provincia de Sullana.

Por este motivo, el subprefecto de ese distrito, Moisés Durán Urbina, emplazó a las autoridades distritales y provinciales a acelerar la puesta en funcionamiento del proyecto denominado “Mejoramiento y ampliación del sistema de agua potable y alcantarillado de la ciudad de Marcavelica y anexos”, recepcionado en el 2016.

AFLIGIDOS

Durán Urbina habló por los más de veinte mil pobladores de cinco centros poblados que han visto postergado su deseo de tener agua a domicilio.

“Son más de cinco años que hicieron el proyecto de gran envergadura y hasta ahorita no está funcionando, situación que perjudica a muchos pueblos”, denunció el subprefecto.

En el 2014, la Municipalidad Provincial de Sullana inició la ejecución del referido proyecto por el monto de 39 millones de soles, para beneficiar a 32 mil pobladores de los pueblos de Mallares, Monterón, Tangarará, La Quinta y Vista Florida.

Dicho proyecto consistía en la construcción de plantas de tratamiento, tanques elevados, cámaras de bombeo y conexiones de agua y desagüe domiciliarias.

Tres años después, la gestión del exalcalde Carlos Távara Polo inició el proceso de transferencia y operatividad del proyecto que figura como concluido, según el acta de recepción a la que se tuvo acceso. También existe un informe de verificación en la que se invitó al representante del Colegio de Ingenieros, Rafael Lama, y un funcionario de la EPS Grau, quienes dan fe de que la obra está completa, operativa y concluida.

No obstante, un año después, el ciudadano Augusto Chiroque Nunura, quien por ese entonces postulaba a la alcaldía de ese distrito (cargo que actualmente ocupa) denunció ante la Comisión de Fiscalización del Congreso de la República que el proyecto estaba inconcluso. O sea, que lo que decía la municipalidad de Sullana sobre la obra, que estaba terminada y operativa, era falso.

“Todo el mundo era testigo de una serie de irregularidades. Por ejemplo, se daba como culminada la obra pero esta no estaba terminada, una obra que nunca le hicieron prueba hidráulica y que no tenía cámara de bombeo”, cuestionó Chiroque Nunura.

También denunció que la obra se elevó a cuarenta y cuatro millones de soles. Por eso, pidió que se investigue el tema. “Recién me contestan del Congreso de la República que la obra la dan como culminada, lo cual es algo para caerse de espalda porque si tu vas a la práctica es una obra que nunca se concluyó”, indicó.

Como prueba de ello, señala la ausencia de cámaras de bombeo y tableros eléctricos en la obra, aunque luego reconoce que estas han sido robadas; es decir, que estaban en obra y fueron sustraídas.

“Se ha hecho un diagnóstico de toda la obra donde se han robado la geomembrana de la laguna de oxidación de Tangarará, Mallares y La Golondrina, se han llevado la bomba hidrostal y el tablero eléctrico. Este perjuicio asciende los 200,00 soles”, indicó el alcalde distrital.

En el oficio N° 889 de mayo del presente año, Noberth Bustamante Mondragón, responsable de la Unidad de Gestión Territorial del Programa Nacional de Saneamiento Urbano (PNSU), emplaza al alcalde de Sullana, Power Saldaña, informar sobre el proceso de transferencia de la obra concluida. O sea, el Ministerio de Vivienda considera que la obra está terminada y operativa pero que no ha sido puesta al servicio de los pobladores por causas que escapan de sus manos.

En relación con ello, Chiroque Nunura informó que tras reunirse con el alcalde de Sullana, este le informó que la obra será concluida mediante un saldo de obra. No obstante, lo real sería que van a comprar nuevamente los equipos sustraídos por la falta de vigilancia en dicho proyecto. “Con el diagnóstico de todo lo que se ha perdido se está elaborando un expediente para terminarla por 200,00 soles”, explicó.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × cinco =

Translate »