En el operativo de recopilación para la reconstrucción con cambios, la Contraloría General de la República detectó que en las obras de rehabilitación en las avenidas Garcilaso de la Vega, José Quiñones Gonzales y la calle 7 de Enero, así como en la limpieza y descolmatación de los drenes 2000 y 4000, hay trabajos paralizados, supuestas deficiencias técnicas y de intervención.

La Municipalidad Provincial de Chiclayo (MPCh) y la Gerencia Regional de Agricultura de Lambayeque son las responsables de los trabajos. Incluso el ente de control señaló que el Proyecto Especial Olmos Tinajones (PEOT) dio la conformidad a las actividades que se realizaron en el sistema de drenes y troncales principales del valle Chancay Lambayeque.

Mal ejemplo

En su intervención en la avenida Garcilaso de la Vega, la Contraloría verificó que la obra está paralizada y no cuenta con personal obrero ni técnico. Además se evidenció que el parchado en el lado sur de la vía está inconcluso a nivel de corte de la carpeta existente, mientras los trabajos de nivelación de buzones no se ejecutaron. Además se observaron deflexiones en el recapeo que ocasionan acumulación de agua durante las lluvias.

Respecto al recapeo en la avenida José Quiñones se conoció que el plano del proyecto no coincide con las calles que se recorrieron. En tanto, en el recapeo no se consideró ejecutar la nivelación de buzones y la señalización no se tomó en cuenta, a pesar de indicarse en el plano del proyecto.

Drenes

La Contraloría verificó que en el Dren 4000 las obras están inconclusas y hay presencia de residuos sólidos, los que generan contaminación.

En el Dren 2000 se verificó que las alcantarillas están colmatadas. También hay puntos de descarga provenientes de los pueblos jóvenes, establos y fábricas, por lo que urge tomar medidas.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + ocho =

Translate »