Hace dos semanas la actual administración de la constructora Graña y Montero entregó al equipo especial Lava Jato un documento que demostraría el acuerdo secreto entre la compañía peruana y Odebrecht para ser socios en el proyecto del gasoducto sur.

Según informó el programa “Cuarto poder”, el documento había permanecido guardado en una caja fuerte de la oficina de José Graña Miró Quesada. Las constructoras habrían firmado un acuerdo secreto en el 2011 para ser parte del proyecto.

La semana pasada, Jorge Barata, exsuperintendente de Odebrecht en el Perú, declaró que Graña y Montero había sido parte del proyecto, a pesar de la animadversión de Nadine Heredia hacia la constructora peruana.

El programa dominical informó que Odebrecht y Graña y Montero suscribieron un convenio de participación conjunta. “Odebrecht y GyM acuerdan que, de decidir participar en cualquiera de los concursos, lo harán exclusivamente de manera conjunta”, se lee en el documento.

Quienes firmaron el acuerdo fueron Rodney Rodrigues de Carvalho, por Kuntur; Marko Harasic Angulo, también de Kuntur; Hernando Graña Acuña y Mario Alvarado Pflucker, por Graña y Montero; y Jorge Barata y Nelson Vieira de Bulhoes, por Odebrecht.

“GyM reconoce que se abstendrá de actuar o participar como miembro del consorcio si ambas partes consideran que ello podría influir negativamente en el resultado del concurso […]”, se precisa.

Las empresas estuvieron también juntas en la Interoceánica Sur y la Interoceánica Norte, y Metro de Lima.

Este Diario intentó comunicarse con Graña y Montero, pero no tuvo éxito.

Fuente El Comercio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 4 =

Translate »