Un nuevo pedido de prisión preventiva pesa contra Keiko Fujimori. El expediente fiscal incorpora indicios para suponer la comisión de otros delitos, además del de lavado de activos y, por lo tanto, la pena superaría los 20 años de cárcel. El día en que será vista la causa es el 26 de diciembre.

El escándalo Lava Jato tiene a Alejandro Toledo encarcelado en EE.UU. mientras se resuelve su pedido de extradición.

Pedro Pablo Kuczynski permanece con detención domiciliaria, Ollanta Humala a la espera del control de acusación. Alan García se suicidó pero quienes en un principio aspiraron a ser colaboradores eficaces por el caso Odebrecht han hablado también de ‘narcoindultos’ y una coima pagada a un fiscal para archivar la investigación por la masacre de El Frontón.

Vamos a tener que prepararnos para un 2020 igual o más agitado en términos judiciales.

El acuerdo de colaboración eficaz permitirá no solo esclarecer las fechorías de la constructora brasileña y altos funcionarios del gobierno. Pero hay un efecto colateral que se desprende de la información y los testimonios que nos llegan desde Curitiba después de cada ronda de interrogatorios.

Los implicados de este lado de la frontera están entendiendo que decir lo que saben es el único camino que tienen para evitar la cárcel.

No falta quien diga ahora que se dice de todo con tal de salir libre, pero no es tan sencillo. Si el aspirante a colaborador miente, su situación puede empeorar por obstruir a la justicia. Además, hay que ganarse el título y esto supone aportar pruebas que corroboren los dichos.

Pero no hay duda de que viene una ola gigantesca de detalles, audiencias, acusaciones y probablemente el inicio de varios juicios, que tendremos que atender sin descuidar la agenda que tenemos pendiente. Que sea Lava Jato una lección, no una distracción.

Fuente Perú21

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

20 + 2 =

Translate »