Este viernes 5 de octubre, el juez del Juzgado de Investigación Preparatoria Especializado en Delitos de de Corrupción de Funcionarios de la Corte Superior de Justicia de Sullana, Jorge Nole Sócola, ordenó 36 meses de prisión preventiva contra quienes serían los cabecillas de la presunta organización criminal Clan Marchena, el alcalde provincial de Ayabaca, Baldomero Marchena Tacure; y el burgomaestre distrital de Lagunas, Humberto Marchena Villegas. Ambos serán trasladados al penal de Piura.

La medida también se impuso sobre Bianca Nonajulca Ávila, Cristian Merino Samame, y los contratistas Dario Palacios Aguilar, Ángel Miguel Sandoval Ojeda, Nélida Niño Rivera y Carlos Flores Paz.

El juez declaró fundado en parte el requerimiento del fiscal Luis Ramos Rioja, de la Fiscalia Anticorrupción de Sullana, y dispuso mandato de prisión preventiva por considerarla idónea y necesaria a los imputados Humberto Marchena, Bianca Nonajulca Ávila, Cristian Eduardo Merino Samamé en calidad de presuntos autores del delito de organización criminal y colusión agravada en agravio del Estado.

Asimismo, ordenó la detención en contra de Baldomero Marchena, en calidad de presunto autor del delito de asociación criminal e inductor del delito de colusión agravada en agravio del Estado; así como contra Ángel Miguel Sandoval Ojeda, Carlos Alberto Flores Paz, José Palacios Aguilar y Nélida Niño Rivera, como presuntos autores del delito de organización criminal y cómplices del delito de colusión agravada.

En tanto, para los también investigados Miriam Consuelo Rivera Malacatos, Guillermo Valle Tocto y Dani Teresa Rivera Calle se determinó comparecencia con restricciones y el pago de una caución de 20.000 soles.

Riesgo

Según Sullana Noticias, el juez considera que existe peligro procesal, ya que, pese a ser autoridades locales, su mandato termina el 2022, por lo que existiría el riesgo de fuga y obstaculización de la justicia; en ese sentido, como presuntos cabecillas, podrían influir en los otros imputados, quienes son sus funcionarios.

Detención domiciliaria

Por otro lado, Nole Sócola desestimo el pedido de detención domiciliaria para Humberto Marchena de 70 años, porque, si bien presentó un certificado médico donde indica padecer de diabetes mellitus y malestar general incluso con dificultad para caminar, no tiene una grave incapacidad física permanente.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + 17 =

Translate »