Los adicionales de obras aprobados por el Gobierno Regional de Lambayeque (GRL) no solo evidencian los 17 millones 731 mil soles desembolsados a favor de las contratistas desde el 2011.

De las más de 67 empresas beneficiadas bajo esta modalidad, al menos 6 de ellas repitieron -hasta en tres obras distintas- la suerte de recibir más presupuesto, o dinero extra, para concluir con los trabajos acordados.

BENDITA GRACIA. El pasado lunes, Correo reveló que 62 proyectos requirieron estos adicionales para poder ser culminados, debido a que los respectivos expedientes técnicos contenían errores.

Como se recuerda, esta decisión fue avalada por las 89 resoluciones ejecutivas regionales que firmó el gobernador Humberto Acuña Peralta durante sus ocho años de gestión.

A poco más de un mes de abandonar el cargo, la autoridad y el GRL utilizan sus redes sociales para difundir las obras que se han ejecutado en la región.

Pero existen detalles que olvida mencionar Acuña Peralta y sus asesores sobre cómo se hicieron estos proyectos, a quiénes fueron destinados los pagos de las adicionales y cuántas veces las empresas obtuvieron este beneficio.

En esta segunda parte, tal como lo anunciamos, daremos a conocer quiénes fueron los empresarios que se vieron beneficiados con las prestaciones adicionales aprobadas por el gobernador del partido político Alianza Para el Progreso (APP).

Uno de ellos es Vidal Janampa Quispe, representante legal de la empresa Javi Contratistas Generales S.A., quien obtuvo la buena pro para ejecutar tres millonarias obras del GRL.

Dos de ellas motivaron críticas y denuncias contra Acuña Peralta y sus funcionarios por observaciones técnicas detectadas durante la ejecución de los trabajos.

Integrando el consorcio IOTA, Janampa Quispe ejecutó la cuestionada obra de agua potable y saneamiento en 12 pueblos jóvenes del distrito José Leonardo Ortiz (caso Villa Hermosa).

Este proyecto obtuvo en un solo día (8 de febrero de 2012) tres adicionales por la suma total de 1 millón 906 mil 903 soles. Pese a los más de 20 millones que se desembolsó para brindar el servicio de agua potable y saneamiento, la obra sigue siendo calificada como un “elefante blanco”.

Un año antes, este empresario integró el consorcio Gamma Norte que construyó la abominada avenida Chiclayo, también en el distrito leonardino. Su culminación requirió la aprobación de dos adicionales por el monto de S/240,165.

A pesar que luego se le detectó cientos de deficiencias, esta obra llegó a superar los 50 millones de soles de presupuesto y hoy es el principal punto de acopio de basura entre Chiclayo y José Leonardo Ortiz.

Del igual modo, en ese mismo año, Janampa Quispe ganó, a través del consorcio Delta, la adjudicación de la obra de construcción y equipamiento del Hospital Regional de Lambayeque.

Para culminar este proyecto de infraestructura, Acuña Peralta autorizó la entrega de un adicional de 1 millón 110 mil 856 soles.

Sospechosamente, la suerte también le sonrió a Donatila Janampa Quispe, supuesta hermana del referido contratista. Ella es representante legal de la empresa Construcciones Universo SAC e integró el consorcio KATA que obtuvo la buena pro para ejecutar el proyecto de “Mejoramiento del Servicio Educativo en ocho instituciones de nivel primario de la región Lambayeque”. El GRL le otorgó dos adicionales por la suma de casi 100 mil soles.

Luego de ganar licitaciones en el gobierno regional de Junín, la empresa de Vidal Janampa Quispe recibió numerosas inhabilitaciones, entre 2012 y 2016, del Organismo Supervisor de Contrataciones con el Estado (Osce) por presentar documentación falsa e inexacta a entidades públicas.

El 6 de septiembre de este último año, esta entidad decidió inhabilitar de manera definitiva a Javi Contratistas Generales S.A. debido a la misma infracción, tal como se lee la resolución N° 2019-2016-TCE-S1.

COSTOSA EXPERIENCIA. La millonaria obra del Colegio Militar Elías Aguirre, valorizada inicialmente con un presupuesto de S/46 915 348, fue en la que más pago9 extra se hizo. La ejecutó el consorcio Angamos.

De acuerdo al contrato de este proyecto, las empresas que obtuvieron la buena pro fueron Ingeniería Civil Montajes S.A. y Bauen Empresa Constructora Sau.

Pese a que la primera de ellas ha ejecutado distintas obras en colegios públicos y privados, museos y universidades de la región, dicho consorcio no dudó en solicitar cuatro adicionales por “deficiencias técnicas del expediente” que representaron un pago adicional de casi 5 millones y medio de soles.

Sin embargo, esta no fue la única institución en la que Ingenieria Civil Montajes S.A. demandó más recursos para reparar los desperfectos que no se detectaron a tiempo en el proyecto.

De la mano de otra empresa (Constructora RMS EIRL) con la que conformó el consorcio América Ingeniería, obtuvo dos adicionales por S/186 670 para la obra de “Adecuación, mejoramiento y sustitución de la infraestructura educativa del colegio Nuestra Señora del Rosario”.

Sumado al presupuesto inicial, el costo de este proyecto llegó a superar los 21 millones de soles.

Además de la mayor demanda de energía eléctrica que argumentó dicho consorcio, el GRL consideró conveniente extender el plazo de entrega debido a que “se habría incurrido en errores al elaborar el expediente técnico, no siendo razonable que dichos errores sean atribuibles al contratista”.

GENEROSO ASCENSO. En 2014, a inicios de la primera gestión de Acuña Peralta, el consorcio La Unión (formado por la empresa Dávila y Acuña Contratistas Generales SA y Diego Antonio Ugaz Medina) ganó la licitación de la obra de mejoramiento y rehabilitación del colegio N° 10178, ubicado en el distrito de Olmos.

Por omisiones encontradas, como instalaciones de gas y veredas de conexión entre las aulas, biblioteca, almacén y otros espacios del colegio, solicitó dos adicionales por más de 51 mil soles.

Antes de ese año, Davila y Acuña Contratistas Generales SA solo logró brindar servicios al Estado hasta por S/400 mil.

A partir de 2015 y en los siguientes tres años, esta empresa incrementó sus ganancias como proveedor del GRL llegando a facturar más de 5 millones y medio de soles.

Aunque solo varíe una letra en el nombre, los consorcios Yvan Eloy e Ivan Eloy -donde participó Davila y Acuña Contratistas Generales junto a diferentes empresas- obtuvieron pagos por adicionales.

Uno de ellos por la obra “Mejoramiento y ampliación de la cobertura del servicio de energía eléctrica en 19 caseríos de la provincia de Lambayeque”, por la que se desembolsó S/337 mil 685 soles.

INVESTIGACIÓN. Consultado por todos estos hechos, el consejero regional Raúl Valencia aseguró que la Contraloría es la única entidad competente para evaluar si existieron irregularidades en las adicionales de obra.

“Para hacerlo más transparente y objetivo, se debe solicitar a la Controlaría que haga la evaluación de las obras que hayan sufrido incremento en su presupuesto inicial”, aseguró.

Además, sostuvo que la singularidad de hallar empresas que se beneficiaron con el pago de adicionales en diferentes obras y con distintos consorcios es parte de la libertades que existen para concursar a estos procesos.

“Hoy día puedo asociarme con una empresa y mañana no. Eso no es impedimento para que puedan concursar. Creo que esos famosos comités encargados de definir cómo deben presentarse los expedientes técnicos deben tener la capacidad ética y profesional para ello”, argumentó.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + cuatro =

Translate »