No esperó a sentarse en el sillón municipal para defraudar las esperanzas de sus votantes. María Excelina Chapilliquén Ruíz, alcaldesa electa de Lobitos, fue detenida junto al jefe de la Unidad Formuladora de la mencionada comuna por su supuesta participación en el desvío de cuatro millones de soles en servicios falsos y obras que nunca fueron ejecutadas.

Ambos detenidos serían los cabecillas de la banda “Los lobiteños de la corrupción”. Además de los mencionados, fueron detenidas seis personas, todas vinculadas a esta millonaria estafa a la mencionada municipalidad talareña.

Pero, ¿cómo llevaron a cabo tamaño delito? A continuación, hacemos un repaso del expediente al que El Tiempo tuvo acceso.

La trampa

Los hechos investigados se remontan al año 2015. Chapilliquén Ruíz, aprovechando su cargo en la oficina de abastecimientos de Municipalidad de Lobitos, concertó con su prima Susi Jazmín Vite Chapilliquén, Miguel Ángel Morán Cáceres, Rosa María Chanduca Gonzales y Jorge Lalupù Chirnos (suegro de Morán Céspedes), para la “fabricación” de servicios y obras por miles de soles, las mismas que al momento de las investigaciones no habían sido ejecutadas. Del 2015 al 2017, Susi Jazmín Vite, facturó 18 mil soles. El resto de los nombrados (Miguel Ángel Morán Cáceres y sus suegros, Rosa María Chanduca Gonzales y Jorge Luis Lalupú Chirinos) facturaron por montos equivalentes a 3 millones de soles.

El jefe del área formuladora, Julio César Ayala Nunura, favoreció a su esposa, Melisa Yohani Palacios Céspedes, y a sus sobrinos Alex Michael Benavides Ayala y Karlo Alexis Ayala Pumachay. Yohani Palacios Céspedes, desde el 2015 al 2018, ejecutó servicios facturando dos millones de soles.

El sobrino Mitchell Benavides Ayala, del 2015 al 2017, facturó un millón de soles. Alexis Ayala Pumachay facturó el 2015 la suma de 88 mil soles. Intervenían directamente en la contratación y adquisiciones de bienes, obras y servicios en la municipalidad lobiteña.

La intervención se llevó a cabo a las cuatro de la madrugada en Lobitos. A la electa alcaldesa la intervinieron en el interior de su vivienda situada en el barrio Primavera B-4; fue sorprendida en pijama, ante la desesperación de sus familiares, entre ellos su propio padre. A un costado, en el número B-3, fue intervenida su prima Susi Vite, policía municipal. Los agentes y fiscales decomisaron documentos, computadoras, memorias USB, entre otros objetos.

En la Urbanización Popular D-23 intervinieron a Jorge Luís Lalupú Chirinos, uno de los proveedores. En la urbanización Sudamérica se intervino a Julio Ayala y su esposa. Los demás mencionados también cayeron.

Las claves

* Serían 13 los servicios no ejecutados: los servicios del balneario La Paz Lobitos, el mantenimiento de malecones en zonas en playa, de la vía de ingreso al balneario, de la loza multiusos infantil, de la calle Edwin Salazar, del Coliseo Alfredo Quezada y del desembarcadero pesquero.

* El operativo fue dirigido por la Fiscalía Anticorrupción de Sullana.

Fuente El Tiempo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + diecinueve =

Translate »