Arequipa. En febrero de este año, La República difundió audios donde el exgerente del proyecto Majes Siguas II, Víctor Chávez, admitía haber sobornado a un periodista y al jefe del Órgano de Control Interno (OCI) de Autodema, para que se ocultaran hechos irregulares de la institución.

Tras la denuncia, la Contraloría General intervino el OCI. Encontró que en la institución se realizaban servicios fantasmas, se pagaba por prestaciones que no se hacían. De esa irregularidad se habla en los audios difundidos por este medio.

Los hallazgos se encuentran en el Informe 034-2018-2-5334. Este documento detalla dos irregularidades.

El año pasado, la Autoridad Autónoma de Majes (Autodema), encargada de los proyectos Majes Siguas I y II, contrató un servicio para trasladar a policías a la provincia de Caylloma.

Este contingente tenía como objetivo mantener el orden público de las actividades de la institución en la provincia. La Contraloría detectó que la policía no se trasladó en la movilidad contratada, pese a que se pagaron S/ 35 000.

Además, los funcionarios de la institución presentaron documentación falsa para sustentar la alimentación y hospedaje de esta entidad. La Policía pagó ese viático generando un perjuicio de S/ 34 994.

Otros servicios fantasma son la contratación para un servicio de diseño de georeferenciación de las obras en Majes Siguas II. La persona con la que contrató la entidad presentó un informe que fue copia de otro trabajo presentado con anterioridad a Autodema.

Otro servicio fantasma es el de la elaboración de un expediente para construir un campamento en el sector de Pusa Pusa. El resultado entregado por la empresa contratada fue deficiente e incumplió el Reglamento Nacional de Edificaciones. Se perdieron S/ 57 000 por este servicio.

Otras observaciones

La Contraloría advirtió otra serie de irregularidades dadas en el Gobierno Regional de Arequipa. Se emitió el Informe 046-2018, en el cual se determina que la institución realizó mal el expediente para llevar agua potable y construir una planta de tratamiento de aguas residuales en La Planchada, Camaná. Esto desencadenó la pérdida de S/ 1 149 258. No se pudo construir la planta de tratamiento de agua, por lo que los desechos de las nuevas conexiones fueron a dar al mar.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

10 + 5 =

Translate »