“El Perú ya no es un país pobre bajo estándares internacionales y, de hecho, al ritmo del crecimiento económico, el presupuesto público para inversiones se ha multiplicado por ocho en los últimos 20 años.

Si el Estado no logra gastar hoy en las carreteras, puentes, hospitales o redes de agua que hacen falta, no es tanto porque le falten recursos –que bien podría haber sido el motivo principal en décadas pasadas–, sino porque no parece contar con la capacidad de gestión para lograrlo.”

Efectivamente, tal como lo menciono El Comercio en un pasado editorial. Hemos dicho desde hace años, incluso en artículos periodísticos en Expreso en Febrero del 2017 en donde los denunciamos a doble página central, el problema de la corrupción y la incompetencia en la gestión pública radica en el sistema de toma de decisiones de inversión pública que adolece de Criterios/Parámetros Guía o KPI´s/Benchmarking Global de inversión y gestión, como si sucede en el sector privado.

Siempre recordemos que la idea de que la política y la economía caminan por cuerdas separadas es falsa, ya que es la gestión pública el puente que une a la política y la economía.

Por tanto, a mejor gestión pública, mayor impulso, confianza y crecimiento tendrá la economía.

El exitoso caso de los Panamericanos en donde se hizo todo al 86% del presupuesto y se entregó en la fecha presupuestada, liderados por Carlos Neuhaus, es un claro ejemplo de ello.

El problema si bien es de gestión, la gran corrupción no es por eso, sino por malas decisiones de inversión en proyectos, según detalle a continuación:

  1. Inversión en proyectos que no son rentables como la Refinería de Talara que es pérdida total porque no genera dinero ni para pagar los intereses, mucho menos tienen para pagar el principal de la deuda, cosa que ya estamos haciendo los peruanos vía el tesoro público, a razón de US$2,000MM a este momento.

Ahí se van a ir US$7,000MM en pérdidas sociales que pagaremos todos los peruanos.

  1. Proyectos excesivamente sobrevaluados como la Línea 2 del Metro de Lima en que pagamos 4.5 veces el costo/kilómetro del Metro de Madrid.

Ahí se van a ir US$3,000MM en sobrevaluaciones que tendremos que pagar vía tesoro público y/o vía mayor costo del pasaje a los usuarios.

  1. Inversión en proyectos emblemáticos de corrupción, en donde el mismo proyecto, del mismo Odebrecht, costaba US$1,334MM y era totalmente privado, pero con Humala, paso a costar US$7,328MM, y una semana antes del cierre financiero, sin gas probado ni clientes asegurado, con garantía del Estado por US$912MM anuales por 34 años.

Ahí, en esas condiciones pre-cierre financiero, ¡¡¡ hubiéramos perdido aproximadamente US$13,000MM!!!

Según el economista Ricardo Lago, la perdida en el GSP hubiera sido aún mayor.

Así, en resumen, la gestión de la inversión pública es muy importante, pero más importante es la toma de decisión política a nivel PROINVERSION/MEF/PCM/PRESIDENCIA lo que debe corregirse porque de nada sirve tener una buena gestión de un proyecto que va a producir pérdidas para el Tesoro Público o sea que tendríamos que pagar todos los peruanos.

Demás está decir que esta Reforma/Reingeniería debe hacerse de inmediato para evitar nuevos proyectos de Mega corrupción, porque hasta ahora a pesar de haberlo denunciado hace años en medios, no se ha hecho nada al respecto.

Mucho ojo con eso.

José Quesada Seminario

Fuente Diario Expreso

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

once + 1 =

Translate »