Desde que el 13 de octubre de 2012 la constructora brasileña Odebrecht constituyó con tan sólo 1,000 soles de capital la compañía Vías Nuevas de Lima –actualmente conocida como Rutas de Lima–, la empresa es un rotundo éxito. Muy poco después, a fines de 2013, Rutas de Lima reportó una recaudación de 92.7 millones de soles. Y en 2018, se estima que fue de 245.1 millones.

Desde que obtuvo la concesión por parte de la gestión de la exalcaldesa de Lima Susana Villarán de la Puente, Rutas de Lima no ha dejado de incrementar sus ingresos por los peajes, como puede observarse en el cuadro adjunto. Si en 2013, recaudaba a razón de 179 soles por minuto, para 2018 había subido más de 472 soles por minuto. Casi el triple.

La compañía la fundaron dos directivos de alto vuelo de Odebrecht, Luiz Fernando de Castro Santos y Raúl Ribeiro Pereira Neto, convertidos ahora en delatores premiados de la justicia. El primero exfuncionario de Olmos relacionado con la contratación de Westfield Capital, la consultora del expresidente Pedro Pablo Kuczynski, por lo que se encuentra sometido a investigación criminal. Y, el segundo, acaba d econfesar que su empresa abonó 3 millones de dólares a la campaña por el No a la revocatoría de Susana Villarán, obviamente, a cambio de beneficios de la gestión de la ex burgomaestre izquierdista.

Raúl Ribeiro Pereira Neto es quien, en representación de Odebrecht, suscribió el contrato de concesión con el gerente de Promoción de la Inversión Privada del municipio limeño, Domingo Arzubialde Elorrieta, de la gestión de Villarán. Arzubialde acaba de recibir una condena por actos de corrupción en beneficio de la otra concesionaria, Línea Amarilla, cuyo propietaria, OAS, vendió a la francesa Vinci Highyways. Arzubialde también está comprendido en la investigación fiscal contra Odebrecht por Rutas de Lima. ¿No sabía la canadiense Brookfield Asset Management cuando adquirió el 57% de Rutas de Lima sobre la situación de su contraparte de Odebrecht, en 2016?

“No existe ninguna relación entre esta adquisición y el proceso de adjudicación del proyecto (Rutas de Lima) que ahora está en discusión”, señala los dueños de la concesión: “Actualmente Odebrecht no tiene injerencia sobre la dirección o decisiones de Rutas de Lima”. Eso lo decidirá la justicia peruana.

Mejor que la lotería

Eso es lo que dijo la administración de Rutas de Lima, el 15 de mayo, pero recientemente, el 20 de mayo, ante el surgimiento de una serie de evidencia, cambió de tono: “Rutas de Lima informa que tiene toda la disposición de participar en las reuniones que sean necesarias en el proceso de evaluación conjunta exhortado por el Concejo Metropolitano de Lima”, publicó en un comunicado.

El 28 de junio de 2016, Odebrecht Latinvest Perú transfirió sus acciones de Rutas de Lima a la empresa BIF III Perú Transportation, que muy poco antes, el 26 de mayo de ese año, habían constituido los abogados Dante Sanguinetti Marroquín y Sergio Rodríguez Mosquera, con la finalidad de concretar la compra a favor de Brookfield Asset Management. La operación de la transferencia de laconcesión recibió la aprobación de la gestión de Luis Castañeda Lossio. La Contraloría General de la República cuestionó la conducta pasiva del municipio durante la operación.

Según la propia empresa informó al Congreso, Odebrecht todavía es dueña de 40 millones 940 mil 814 acciones de un valo nominal de S/. 3.64, que representa el 25% de las acciones. Esto es 149 millones 024 mil 562. Esto es, Odebrecht sigue ganando con la concesión de Rutas de Lima.

Mala conducta

Ya en manos de sus nuevos propietarios, la Contraloría ha detectado irregularidades en la concesión de peajes a Rutas de Lima. La entidad ha emitido 8 informes, de los cuales 4 corresponden a 2017, y 2 a 2018 y 2019.

Uno de los informes más graves, y que ha significado que el caso se haya judicializado, es que Rutas de Lima aumentó el valor de los peajes violentando las normas.

“El concesionario (Rutas de Lima) implementó la nueva unidad de peaje de Chillón e incrementó las tarifas en todas las unidades de peaje desde el 29 de diciembre de 2016, sin haber culminado con la ejecución de las obras obligatorias objeto de la concesión (…), permitiéndole obtener ingresos adicionales en promedio de US$ 305 mil mensuales, cuyo monto aproximado es de US$ 1,500,000”, señala el reporte de la Contraloría.

El 3 de julio de 2018, la Procuraduría de la Contraloría formuló denuncia penal contra los representantes de Rutas de Lima y el caso, que se encuentra en la Carpeta Fiscal N° 245-2018, está en investigación preliminar. Los hechos se produjeron cuando el 57% de las acciones de Rutas de Lima ya estaban en manos de Brookfield Asset Management. Es la hora de la justicia.

Rutas de Lima confirma que Odebrecht es dueña de 25%

– Por intermedio de sus voceros de prensa, la compañía Rutas de Lima confirmó que Odebrecht posee el 25% de las acciones. Brookfield Asset Managment adquirió el 57%.

– También indicaron que el porcentaje no implicaba que la empresa tuviera injerencia directa en las decisiones de la compañía y descartaba cualquier forma de intervenciones en las decisiones corporativas en relación con las acciones de la concesionaria.

– Insistieron en que la compañía canadiense que compró las acciones a Odebrecht Latinvest Peru –subsidiaria de Odebrecht en el país– lo hizo de buena fe y en cumplimiento de las normas de transparencia que regulan este tipo de operaciones.

– Recordaron que la compañía Brookfield es conocida como un fondo de inversión de reconocimiento mundial y que opera más de 4,200 kilómetros en todo el mundo.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 2 =

Translate »