La constructora OAS presuntamente pagó coimas que superan los S/25 millones al Club de la Construcción por dos obras que se adjudicó como como consorcio, según declaraciones de exejecutivos de la empresa brasileña a fiscales del Equipo Especial Lava Jato.

La compañía creó una sucursal en el país en el 2007, aunque no lograban adjudicarse las obras a las que se presentaba.

“Siempre era descalificada (OAS) en los procesos de licitación de obras y se notaba que (otras empresas) siempre ganaban con precios altos cerca del límite y OAS, incluso ofertanto precios mucho más bajos, nunca lograba contratar porque era descalificada”, señala uno de los exejecutivo.

El colaborador 105-2019 indica que “existía el rumor que había un club que se organizaba y que solo ganaban las obras que pertenecían al club y que la persona que manejaba el tema se llamaba Rodolfo Prialé”. Detalla que el exgerente general de OAS en el Perú, Valfredo de Assis Ribeiro, se reunió con Prialé en el 2011 para expresar su intención de incorporarse al Club de la Construcción, aunque este retrasaba el ingreso.

Según los exejecutivos, OAS presuntamente entregó $180 000 dólares al Partido Nacionalista en el 2009. El pago habría sido mensual y a través de un contrato simulado con Rocío Calderón Vinatea. Además, supuestamente pagó $450 000 a Luis Favre y Valdemir Garreta para la campaña de Ollanta Humala del 2011.

Tras la demora para que OAS ingrese al Club de la Construcción, “Valfredo de Assis lo amenazó “a Prialé” con reclamar al presidente Ollanta Humala porque no podía ganar una obra y trabajar. Entonces Prialé pidió que no hablase con Humala porque este era asunto del Ministerio de Transportes y Comunicaciones que existía hace décadas y desde gobiernos anteriores. Días después, Prialé cedió”, indica el colaborador.

Para el 2012, De Assis Ribeiro se reunió con el exdirector de obras de OAS, Leonardo Fracassi, Rodolgo Prialé y el entonces asesor del MTC, Carlos García Alcázar. Estos últimos eran llamados como “El Gordo” y “El Flaco”, respectivamente. El encuentro fue en un departamento en El Golf Los Incas para “ajustar modos de trabajo para que OAS pudiera ingresar a un cártel de empresas llamado el ‘club’, el cual buscaba, sin la debida competencia, obtener fraudulentamente licitaciones en el MTC”, explicó el colaborador 101-2019 al Equipo Especial.

Según el testigo, el poder que tenían García y Prialé venía de José Paredes, hermano del titular del MTC, Carlos Paredes, “porque fueron ellos los interlocutores y también el medio por el cual el hermano del ministro debía recibir fondos irregulares y que con dicha influencia haría todo lo que fuera necesario para garantizar el compromiso de la victoria de las empresas del ‘club’”.

Por su labor, Rodolfo Prialé “cobraba el 2,92% del costo directo de la propuesta ganadora”, según el colaborador 101-2019. OAS se adjudicó dos obras, por lo que el porcentaje era para Prialé. Este dinero lo repartía con el asesor García Alcázar, el entonces gerente de la Unidad Gerencial de Obras de Provías Nacional, Marco Garnica, y dos personas que integraban el comité de licitación.

El colaborador detalló que la primera obra adjudicada fue el de la carretera Lima-Canta a través de Consorcio Vial Santa Rosa, integrado por OAS, Mota Engil y Constructora Upaca. “Las otras empresas que estaban en dicha licitación también estaban involucradas en el ‘club’. No hubo ninguna competitividad”, señaló.

El valor de la obra era de S/293 326 002, perola buena pro fue por S/319 248 819. El soborno para el Club de la Construcción, de 2,92%, fue de S/9 322 065.

También se adjudicó la obra de la carretera Quilca-Matarani a través del Consorvia Vial Quilca-Matarani, integrado por OAS, Cosapi y Obrainsa. El monto fue por S/552 293 163, cuando el valor era de S/505 290 560. El porcentaje del soborno fue de S/16 156 160. Entre ambas construcciones, la coima llegaba a S/ 25 478 225.

Para el pago al Club de la Construcción, Rodolfo Prialé se reunía con el jefe del área de contabilidad clandestina de OAS, Alexandre Portela, para acordar el método para pagar los sobornos, según el colaborador 105-2019.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − 1 =

Translate »