La Contraloría determinó que la empresa Kahori, que ganó la adjudicación del servicio de trabajos de limpieza en el Alto Piura, estaba impedida de participar en el proceso de selección de acuerdo a la Ley de Contrataciones. El Peihap espera de que el gobierno regional emita la resolución de nulidad del proceso para lanzar una nueva convocatoria.

INFORME

Mediante informe N°009-2019, el órgano de control concluyó que la empresa Construcciones y Servicios Generales Kahory S.A.C, que ganó la buena pro el 17 de abril por actividades de limpieza y evaluación estructural por el costo de S/ 397, 438 se encontraba impedida de participar en el proceso de adjudicación simplificada convocado por el Proyectos Especial Hidroenérgetico Alto Piura (Peihap).

Como se recuerda, tras ganar la buena pro salió a la luz que uno de los socios de la empresa Kahory, Carlos Rodolfo Garcés Parra, era el hijo del miembro del Consejo Directivo del Proyecto Alto Piura, Hugo Garcés Solano, por lo que se dio por concluida su designación el pasado 3 de mayo.

Contraloría verificó que de acuerdo a la Ley de Contrataciones, no pueden participar como postores, participantes o contratistas los funcionarios públicos y sus parientes hasta el segundo grado de consanguinidad.

Asimismo, el impedimento incluye a las personas jurídicas en las que los mencionados anteriormente hayan tenido una participación superior al 30% dentro de los 12 meses anteriores a la convocatoria de la licitación.

Sobre este punto, la empresa se constituyó en el 2011 con con Jorge Chorres Taboada y Carlos Garcés Parra. Ambos con una aportación del 50% del capital.

Cabe resaltar que Garcés Solano aseguró, en su momento, que su hijo no era socio de Kahory S.A.C desde diciembre del 2018. Sin embargo, de acuerdo a Contraloría, el impedimento es válido ya que se encuentra dentro de los 12 meses.

El órgano de control señala que a la fecha de emisión del informe, el pasado 15 de mayo, la entidad no tomaba las medidas correctivas con respecto a este proceso.

Como se conoce, estas actividades preliminares que realizaría la empresa contratada iban a servir para que un equipo del Peihap realizara la constatación física y el inventario de la ejecución del Túnel de Trasvase y de la Presa Tronera Sur, primer componente del Proyecto Alto Piura.

Esto con el fin de que se elabore un expediente de saldo de la obra para convocar a una nueva licitación, luego de que el consorcio Obrainsa Astaldi abandonara el proyecto, en agosto del año pasado.

RETRASO

El gerente general del Alto Piura, Reynaldo Alméstar Saavedra, informó que se ha notificado a la empresa las razones por las que se le retiraba la adjudicación pero que están a la espera que el gobernador regional, Servando García Correa, emita la resolución de nulidad del proceso.

“La empresa tenía cinco días para responder la notificación, el plazo se vence mañana (hoy), si no hay una impugnación del proceso por parte de ellos, entonces sale la nulidad por parte del gobierno regional”, manifestó Alméstar Saavedra.

El gerente del Alto Piura reconoció que esta situación va a generar un retraso en la elaboración del expediente del saldo de obra y la convocatoria. Sin embargo, refirió que confía que con el equipo con el que cuentan, se logre lanzar la convocatoria entre agosto y septiembre.

“Al no haber un expediente de saldo no se realizaría una convocatoria, esto nos perjudica porque el Ministerio de Economía no aprobaría la solicitud de inversión para los estudios del cuarto componente al no ver avances”, aseguró el consejero Leonidas Flores.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 1 =

Translate »